Descentralización 2.0

Durante mucho tiempo ha existido la idea de que Santiago es Chile. Una afirmación que para algunos es injusta pero para otros es una tremenda oportunidad de demostrar que las regiones componen elementos fundamentales en nuestro país y que están más presentes que nunca.

El actor que juega un rol protagónico en este posible cambio de mentalidad es el uso de Internet. Actualmente, 84 de cada 100 chilenos tiene acceso a esta plataforma, según las últimas cifras de la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel). Un hecho que refleja un grado de avance en materias de conectividad, ante los 15,3 millones de conexiones que existen actualmente a lo largo de todo el territorio.

Estas cifras surgen como respuesta para satisfacer la necesidad de vencer ciertas desigualdades y disminuir la inequidad en temas de acceso a la información. Incluso, el Gobierno ha destinado recursos y esfuerzos para incentivar al mundo privado a participar en licitaciones que faciliten el acceso en zonas rurales, como ocurre actualmente en la zona austral del país, donde ya se han visto beneficiadas más de 1.281 localidades, según la Subtel.

En este contexto, las tecnologías de la información han rediseñado e implementado nuevos modelos de negocios, facilitando el nacimiento de mayores emprendimientos, que en su gran mayoría funcionan a través del e-commerce. Ambiente propicio para un país como el nuestro donde el 2016 logró liderar las ventas a nivel latinoamericano alcanzando los US$ 2.800 millones de dólares, según la Cámara de Comercio de Santiago.

Sin duda el consumo digital se fue en alza cuando el uso de Internet se trasladó a los smartphone, donde hoy los chilenos no escatiman en pasar más de 13 horas a la semana conectados a este dispositivo, según cifras que reveló el estudio de IMS (Investigación de Mercados & Sociedad). Una cifra que ratifica que lo tradicional está migrando a estas nuevas plataformas y que la distancia en el acceso, uso y apropiación de las tecnologías tanto a nivel geográfico como socioeconómico, está prácticamente al alcance de la mano.   

En materia digital, Chile se ha convertido en un país proactivo y descentralizado, específicamente en relación al uso de tecnología en sus distintos sistemas, con el fin de unificarlo, trabajar por la democratización del conocimiento y reducir la brecha digital que puede separar o diferenciar al individuo de Arica con el del extremo sur del país.

En definitiva, Internet es parte de un elemento esencial en la infraestructura de los países a nivel global y un factor de producción en casi cualquier actividad económica moderna. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas