Año Nuevo en el mar, cuando los municipios se unen

Hemos vivido una nueva fiesta pirotécnica en la bahía considerada como una de la más extensa e importantes del mundo, que comprende a tres comunas. Como transcurrido los años, todo parece normal y evidente, vale la pena señalar que este evento tuvo personas visionarias que fueron capaces de llevarlo a cabo superando muchas barreras, dudas e incertidumbres, las que paso a narrar como un actor directo de las mismas al formar parte del equipo asesor del Dr. Kaplan, Alcalde de Viña del Mar de entonces.

Hasta el Año Nuevo del 2004 esta celebración se realizaba solo en Valparaíso y era para esta ciudad todo un ícono. Ese año, en la gestión de los Alcaldes Jorge Kaplan y Hernán Pinto, se iniciaron las conversaciones para extender este evento. La idea surgió desde el Gobierno comunal de Viña del Mar, para lo cual se debieron realizar  estudios y análisis que posibilitaran convencer a Alcalde y Concejo Municipal de Valparaíso que extenderlo, incorporando a Viña del Mar, no implicaría una pérdida para ésta ciudad, sino por el contrario, una ganancia para todos.

Se hacía evidente que la fiesta pirotécnica, tal como estaba, necesitaba renovarse, dar un salto cualitativo ya que gran parte de las comunas del país estaban realizando sus propios fuegos artificiales e ir a Valparaíso se había transformado en toda una odisea por lo complejo que significaba entrar y salir de la ciudad para cientos de miles de personas y miles de vehículos.

Nos tocó preparar sólidos trabajos y mostrar al Alcalde Pinto y sus asesores lo valioso que significaba para la ciudad su extensión. Recuerdo como importante un encuentro el 19 de septiembre de ese 2004 en una cena en un restaurant de Viña del Mar. Es de comprender que no era nada  fácil convencerlo que no afectaría económicamente a Valparaíso y que la ciudad no perdería este importante icono.

Sin duda alguna hay que reconocer la visión de ambos gobiernos comunales para dar el paso que generara un mayor valor a este evento pirotécnico, y muy especialmente al de Valparaíso que estuvo dispuesto a compartirlo y dar el paso, a pesar de las naturales dudas e incertidumbres, ya que la decisión implicaba compartir su principal espectáculo de fin de año.

Hoy transcurrido 11 años podemos reconocer que todos los estudios que nos correspondió realizar y las argumentaciones dadas a la comuna de Valparaíso fueron válidas y los resultados están a la vista. Hoy son ya tres comunas las que se benefician con el espectáculo y Valparaíso logró no solo mantener su ícono sino fortalecerlo y proyectarlo al mundo.Creo que esta experiencia puede ser útil para otros municipios que pudiesen emprender también desafíos comunes.

Valga también el homenaje entonces a los Alcaldes Kaplan y Pinto por su gran visión de futuro.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas