Un sueño azul presente

El pueblo azul celebra la 2da vez que la “U” está y duerme como puntera en este torneo.

Ya no es casualidad, que todos sus jugadores estén con un alto rendimiento. Ya no es casualidad ni “racha”, que Matías Rodríguez nos recuerda cada vez más, a sus 33 años, que es el de la era Sampaoli.

Ni que Gonzalo Jara y Cris Vilches estén afiatados y jugando con seguridad, con velocidad, anticipación, contando claro está, con un escudero que los protege como es el chico Yerko Leiva, un juvenil que se ha ganado la titularidad en muchos partidos y que afirma a sus centrales.

No es casualidad, que Jean Beausejour esté lentamente adquiriendo el ritmo que el equipo reclama. Ayer marcó por los azules y para un sector chuncheril, que lo recrimina por su pasado colocolino, les puedo decir, que el hombre es profesional y la corre y la “mete” y la “moja”

El mediocampo muy fuerte, con figuras descollantes como un Gonzalo Espinoza, que es recio en la marca y le ha valido algunas expulsiones por la vehemencia y la entrega, que lucha cada balón. Un Lorenzo Reyes, que se proyecta, abre espacios, colabora en la contención, sube. Varias veces nombrado como el jugador del partido.

En la parte de los goles, un creador de pases, un Lorenzetti indispensable. Se ha reinventado en forma maravillosa. Pases milimétricos. Una visión de juego, que al hincha azul lo encandila

Benegas en un trajín incesante. Baja, sube, la coloca, la lucha. Para qué hablar de la madurez exquisita, que está adquiriendo Felipe Mora. Solitario goleador del torneo. Y no fue considerado en los primeros encuentros. Estaba la Gata Fernández. Pero se las arregla para marcar en cada encuentro. En 8 partidos consecutivos ha anotado, incluyendo un triplete marcado a Audax. Extraordinario.

Menciones a Schulz, a Briceño, que no está para vestir la camiseta “pesada” de la “U”. Y como no alabar el juego del viejo, del fantasista, de aquel, que ayer de 25 metros, despachó un tiro, que lamentablemente pegó en el travesaño y rebotó hacia afuera. Si David Pizarro la hubiese metido al arco, había, que apagar la luz y desocupar el Nacional.

Nombro a su capitán. Este hombre, que ha tenido altibajos en los últimos dos años. Este hombre, imperturbable, pero, que, al revés de lo comentado, no es ni conflictivo con sus pares. Ni divide camarines. Hay que hablar con sus ex compañeros para saber su verdad. Pero y lo que no gusta, es que no se deja adular. Que no tiene filtro a la hora de sus comentarios, pero y hay que reconocerlo, tiene fuerte auto crítica para él y el equipo cuando se juega mal.

Este hombre es un referente por lo honesto de sus conceptos. Se ha ganado el respeto porque no se burla del contrincante. En el campo de juego, jamás ha tenido burla hacia las barras rivales. A pesar de toda la carga emocional, que ha vivido durante años. Este hombre ama como nadie a estos colores. Jhonny Herrera es un gran capitán.

La derrota con Católica la semana pasada, fue un hecho de la causa. Situaciones puntuales, como la lesión de Jara antes de los 10 minutos, luego la de Lorenzetti antes de los 30. Error de Jhonny. Y la “U” no tiene un equipo en la banca, que tenga la calidad de los titulares.

Entonces, camaradas, no es casualidad, que toda esta amalgama esté siendo modelada por un gran hombre. Por un hombre espiritual y sincero. Las palabras de su entrenador, refleja, porque esta, calmada y segura “U”, esté encumbrada en la tabla. Sobriedad, humildad, estrategia y mucho trabajo con una inteligencia emocional bien definida.

No nos pueden quitar este sueño.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas