Chile, en deuda con la infancia

Pese a los discursos políticamente correctos imperantes, las niñas y niños aún no logran ser considerados actores relevantes en nuestro país.

Podemos dar varios ejemplos que debiesen avergonzarnos: la aún ausente ley de protección de la infancia, las objeciones a las que se ha visto el proyecto de ley de despenalización del aborto precisamente en los puntos que atañen a las niñas víctimas de violencia sexual, los reparos a la ley de identidad de género en relación a elles y, el más desolador de todos, la absoluta negligencia e impunidad de la que hemos sido testigos sobre las condiciones en que se han vulnerado sistemáticamente los derechos de niños y niñas en el SENAME.

Las niñas y niños no solo son nuestro futuro. Son fundamentalmente, nuestro presente. Nuestra consideración hacia ellos es un reflejo ineludible de nosotros mismos, y la brutalidad con la que podemos tratarlos o ignorarlos, solo es muestra de la brutalidad e ignorancia que portamos como sociedad.

Nuestros niños y niñas, desde muy pequeños se enfrentan a situaciones abrumadoras, producto de la exigencia de la vida actual, del abandono estatal y del olvido social.

Muchas veces, librados a su suerte en instituciones sin recursos ni capacidades para abordar su educación en la diversidad y dignidad que les corresponde.

Abandonados a una biografía de eternas repeticiones donde la historia de los padres será la historia de los hijos. A una socialización que reproduce el sistema social, donde queda claramente establecido, como en el gran libro de Huxley “Un mundo feliz”, quienes serán los Alfa, los Beta y los Gama desde antes de nacer.

En 1959 la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración Universal de los Derechos del Niño, y sugirió a todos los gobiernos que celebraran este día como un modo de conmemorar este compromiso de las naciones para con ellos y ellas.

Ojalá podamos considerar este día como una oportunidad para recordarnos nuestra absoluta deuda como país en materias de infancia y recordarles a nuestras autoridades que nuestros niños y niñas, no pueden seguir esperando. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas