Humanizando la relación laboral

El ministro del Trabajo señaló recientemente: “Nuestra principal misión que nos dio el Presidente es reactivar el empleo. Lo que más queremos es crear empleos de calidad y que sean compatibles con la familia”. En ese sentido, resalto el enfoque en la calidad y el ser acorde a la vida familiar, lo que entre líneas significa mejorar la calidad de vida de los trabajadores.

A este respecto, se ha dicho que la ley N°20.940 tenía como principal objetivo personal modernizar las relaciones laborales, de modo tal que estas sean justas y equilibradas entre las partes, predominando el diálogo y el acuerdo.

Sin duda hay herramientas que entrega dicha ley que podrían ir en ese sentido, al ampliarse y mejorar la negociación colectiva para que ésta pueda ser ejercida por más trabajadores, bajo mecanismos que faciliten los acuerdos con sus empleadores.

Así, trabajadores y empleadores podrán pactar distribución de jornadas de 4x3 en  trabajadores con responsabilidades familiares. Lo que sin duda apunta a la mejora en la calidad de vida.

Y cuando hablamos de calidad de vida, aquello no sólo implica una mejora económica en las remuneraciones, sino que en otros aspectos de la vida que pueden ser relevantes para un trabajador, por ejemplo, días libres u horarios más flexibles, para días especiales como cumpleaños de aquel o de algún familiar, acortar jornada en días previos a festivos, entre otros, lo que va a depender de la calidad de cada empresa.

Hoy es sumamente necesario humanizar la relación empleador / trabajador. En ese sentido el desafío del empleador es entender ante todo que el éxito de su emprendimiento no se debe únicamente a él, sino que también es gracias a sus colaboradores directos, sus trabajadores. Y para ello se requiere tener presente la calidad de vida de ellos, y como se puede contribuir a esa mejoría. El dueño o gerente de la empresa más que nunca debe estar abierto a escuchar, no solo por la información que recibe de sus mandos medios, sino que darse la oportunidad de conocer a sus colaboradores en forma directa, conversar con ellos, cuanto demoran en llegar a su trabajo, como viven, cuál es su realidad, empatizar.

Lo mismo con los sindicatos, conocer, escuchar, salir de las posiciones y conocer sus reales intereses y problemáticas, sensibilizarse.

Por otra parte, capacitar a los líderes. Hacerlos partícipes de los éxitos y también de las problemáticas. Trabajar juntos. Más personas, menos números, más rostros.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas