Mi sueño de un Chile turístico

Con la baja en la tasa de turistas argentinos en los primeros meses de 2018, tenemos la oportunidad de revisar el trabajo realizado en materia de promoción del destino Chile y no menos importante, entender que un alza en las cifras de visitantes no es sinónimo de éxito.

La principal brecha en la que debemos trabajar es el capital humano. Como el sector turístico se nutre de las interacciones entre personas, debemos impulsar la profesionalización del recurso humano, comprendiendo las tendencias del sector para así integrarlas en el curriculum académico de los programas de Centros de Formación Técnica e Institutos Profesionales.

La recuperación del Ferrocarril como un medio de conectividad y de exploración del territorio como un soporte al momento de pensar en nuevos productos turísticos, considerando por supuesto que su operación debe ser sostenible es algo deseable.

Imagino un equivalente al Glacier Express Suizo para recuperar una parte de la extinta ruta del Ferrocarril Transandino, que unió Los Andes con Mendoza, entregando vistas memorables de la Cordillera en la Región de Valparaíso.

Otro ejemplo serían los trenes temáticos de Kiwi Rail en Nueva Zelanda. Siento que el futuro de las rutas turísticas en ferrocarril deben estar relacionadas a tramos cortos, pero altamente escénicos; un ejemplo más cercano puede ser tomado desde el Tren a las Nubes en el norte argentino.

Pienso que las municipalidades deben trabajar a conciencia en instrumentos de Planificación Territorial asociada al Turismo (PLADETUR), considerando el pago de un importe por parte de los empresarios turísticos y que este vaya dirigido a la creación de Organizaciones de Gestión de Destinos (o en inglés, Destination Management Organization) con representantes del sector privado y público.

Estas OGD permitirían no solo el posicionamiento del destino, sino que además impulsarían la creación de nuevas experiencias turísticas, reuniendo la oferta de servicios locales para disposición de la demanda en mercados con potencial de crecimiento. Asimismo, serían estas organizaciones las que, en conjunto con la Academia, establezcan Estudios de Impacto Ambiental y de capacidad de carga, evitando de esta forma la congestión y la estacionalidad, velando por un futuro sostenible.

Hoy y gracias al Big Data, podemos crear nuestro perfil de visitante ideal, realizando promoción de forma segmentada para una nueva generación de experiencias turísticas que consideren la puesta en valor de los territorios, creciendo en armonía con pueblos originarios y comunidades, logrando además la conservación del patrimonio natural y cultural.

La invitación es a trabajar con profesionalismo y dedicación para así, lograr el Chile que soñamos en materia turística.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas