Un Chile algo desconocido

Cuando viajamos fuera del país valoramos más lo nuestro y descubrimos cuan conocido o desconocido es nuestro Chile. Es claro que cuando nos reconocen como chilenos, lo primero que nos asocian es a nuestros destacados jugadores de fútbol, especialmente Sánchez y Vidal, a la hazaña de los 33 mineros, a los terremotos y algo aún a Pinochet. Todos aspectos que siendo significativos no nos sirven para una promoción de país.

En el ámbito turístico lo que primero resalta es Isla de Pascua y Valparaíso, algo menos la Torres del Paine. La Patagonia se la asignan a Argentina.  Muchos no saben que tenemos un gran desierto, un Chiloé riquísimo, una magnifica cordillera y por sobre todo la gran diversidad geográfica.

En productos el más reconocido es el vino, a veces hay solo un conocimiento y no necesariamente una experiencia del mismo, otra es la fruta.

Sabemos los grandes esfuerzos que se hacen por promocionar internacionalmente el país en el mundo, sea su geografía como sus productos, sin embargo, aún sigue siendo insuficiente y otros países de América Latina nos han superado con estrategias más efectivas. Un caso al respecto es Perú.

En el ámbito turístico y productivo la Fundación Imagen País ha proyectado la marca Chile bajo un nuevo concepto identitario, “Chile atrae por la vitalidad de sus contrastes”. A lo largo de los años se han empleado diferentes conceptos, siendo uno de los más destacados, “Chile, naturaleza que conmueve”.

Sin duda alguna, es de gran importancia la manera como se representa al país en el mundo. Al respecto hay varios aspectos que considerar. Primero, el concepto actual, dado que tiene un carácter muy racional, es un mensaje cerrado, dice lo que dice y no evoca nada más. Mientras el anterior “naturaleza que conmueve”, es un mensaje abierto que evoca emociones y experiencias atractivas como la de una realidad geográfica impactante, y desafía a vivir experiencias nuevas.

En segundo lugar, un concepto identitario a posicionar no puede tener corta vida y ser reemplazado por otro nuevo, muchas veces influido por distintas gestiones de gobierno, cosa que sucede también con las ciudades y sus municipios. Requiere de permanencia para que sea recordado. Más aún en una dimensión internacional, donde los mensajes llegan solo ocasionalmente al público objetivo.

No comprendo la razón del cambio, pero sin duda no ha sido para mejor. Tampoco la razón de una permanente rotación de conceptos.

Por su parte el vino, noble producto que también nos aporta a la identidad en el mundo, tampoco es promocionado como se quisiera. En efecto, hemos podido constatar que en dos líneas de cruceros no hay una importante presencia del mismo. Este es un medio extraordinario e insustituible para darlos a conocer y multiplicar su demanda, lo que pasa naturalmente por la degustación. Se llega de manera directa al target del producto y en un momento de ocio que indudablemente está más dispuesto a vivir nuevas experiencias. 

En una de estas líneas se realizó una gran exposición de vinos del mundo y lamentablemente no había ninguna marca chilena.

Cabe señalar que estas líneas de crucero pasan por nuestras costas en la temporada de verano e incluso tienen representantes en nuestro país, por lo que no se entiende la razón de esta escasa o nula presencia.

Hay mucho por hacer en la tarea de dar a conocer nuestro país y sus productos en el mundo. Es cierto que hubo momentos en el que nuestra marca tuvo una mayor presencia, en gran medida dado que los otros países del continente realizaban escasa o nula promoción. La situación hoy es otra y se hace imperioso dar un salto cualitativo al respecto.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas