Una reforma esperada y justa

Esta semana se habrá concretado la presentación de la reforma al sistema previsional que creará un seguro colectivo, a partir de una cotización adicional de un 5% que será aportada por el empleador. Con esto, al fin se le pone el cascabel al gato y se asume de una vez por todas, la tarea de enfrentar uno de los problemas sociales más apremiantes del país: las bajas pensiones que entregan las AFP.

De acuerdo a diversas fuentes, que difieren levemente en sus cifras, al año 2015 el monto promedio de una pensión entregada por las AFP era de poco más de 190 mil pesos en pensiones de vejez y de poco más de 207 mil pesos para el promedio total de pensiones entregadas. Las tasas de reemplazo para Chile bordean el 40% para los hombres y menos del 35% para las mujeres, lo que nos deja como uno de los países OCDE con las menores tasas de reemplazo.

Había que hacer algo y se hizo. Este proyecto que empezaremos a debatir en el Congreso debe tener como meta una sola cosa: mejorar las pensiones tanto de los actuales como de los futuros jubilados. Debemos mejorar las pensiones ahora.

Para eso hay que cumplir varias condiciones. Lo primero es aumentar la carga de cotizaciones y, en tal sentido, el aumento de un 5% en el ahorro previsional es un paso crucial. Además, el hecho de que sea el empleador quien aporte esta nueva cotización, permite finalmente tener un sistema tripartito de financiamiento de la jubilación, que es una de las políticas que todos los organismos internacionales y la propia OCDE recomiendan para tener un sistema robusto.

La propuesta del Gobierno permitirá el mejoramiento en un 20% de las actuales jubilaciones y no en 40 años más, de acuerdo a otras fórmulas planteadas desde la oposición. Además, resuelve un tema que al menos para la ciudadanía, es de primera importancia y que tiene que ver con no traspasar más dineros a las AFP.

Las AFP son parte interesada en este cambio regulatorio y su opinión no vale más que la de los propios cotizantes que son los afectados finales de las bajas pensiones que entregan estas compañías. Si tuviéramos pensiones dignas, buenas tasas de reemplazo y un sistema legitimado, el debate sería bien distinto y de seguro la gente tendría otra opinión de su AFP. Pero lo cierto es que las Administradoras hasta ahora, son parte del problema.

Es por eso que el Gobierno resolvió crear un ente estatal que deberá recaudar, administrar y asignar el 5% adicional, tanto en el caso del 3% que va a las cuentas de capitalización individual, como el 2% que debería ir al fondo solidario.

Este sin duda es uno de los puntos que centrará buena parte del debate, ya que "en teoría" hay una mayoría que quiere que ese 5% sea de propiedad íntegra del cotizante. La forma en que se resuelva este asunto está directamente relacionada con elevar las pensiones de los actuales jubilados, pues suponemos (aún no conocemos el contenido final de la iniciativa) que el 2% es que permitirá generar la solidaridad generacional que facilite el mejoramiento de la jubilación al día de hoy.

Más allá del detalle del debate, lo relevante es que estamos dando respuesta a una demanda muy justa y apremiante. En el anterior gobierno de nuestra coalición, creamos el Pilar Solidario que ha beneficiado a más de un millón 800 mil personas, así que esta propuesta viene a completar un trabajo que iniciamos años atrás.

Otros no han hecho nunca nada por mejorar las pensiones de la gente, mientras que nosotros estamos poniendo en la mesa una reforma esperada y justa.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas