Y las reformas se van a financiar

Un duro golpe deben haber recibido los agoreros  de siempre al conocer los resultados de la operación renta 2015  que  indican un crecimiento en los impuestos declarados el 2015, respecto al año anterior. Mil millones de dólares adicionales que son producto mayoritariamente del aumento de tributos aplicado a partir del 2014.

Este aumento se produce además con un modesto  crecimiento del PIB de 1,9%,  en el 2014,  lo que hace pensar que cuando restablezcamos nuestra senda de crecimiento normal,  el aumento de los tributos será  necesario para financiar la reforma en educación.

De esta forma siguen sin cumplirse las proyecciones o más bien expectativas de quienes se han mostrado  tan contrarios a las reformas de la Presidenta Bachelet: el empleo se mantiene estable, el producto es bajo pero mayor a lo que les gustaría  a los  opositores, la inflación empieza a alinearse con la meta del Central y  la recaudación tributaria permite sostener el aumento del gasto fiscal.

Todo esto permite ser realista respecto a que los recursos para  financiar la reforma educacional en trámite estarán disponibles y  permitirán cumplir los objetivos.

Tampoco ha funcionado la cantinela de los efectos negativos para la pequeña y mediana empresa a la que recurre la derecha y la centro-derecha, cuando su verdaderos objetivos son defender los intereses de los poderosos.

No se puede, por otro lado, descartar  que pueda ser necesario ingresar al parlamento algún otro proyecto que permita regular adecuadamente por ejemplo, el sector pesquero. Resulta cada vez más evidente que la tramitación de la Ley Longueira habría estado  marcada por pagos a parlamentarios que en definitiva ponen de manifiesto un cierto grado de corrupción en su aprobación. El silencio no ayuda  precisamente a  mejorar la imagen  tan desalentadoramente negativa  de los legisladores de ambas ramas del Congreso.

El tiempo dirá cuánto necesitaba Chile este paquete de reformas, para avanzar en equidad y provocar cambios estructurales que después de 25 años de recuperada la democracia se hacían absolutamente indispensables.

La economía debe recuperar su trayectoria de crecimiento incorporando las nuevas condiciones en tributación, régimen laboral y descentralización.

Pero al mundo político le corresponde ahora hacer su aporte  referente a probidad,  transparencia, dedicación exclusiva y regulación de conflictos de intereses, para  dar ese salto que nos permita superar la famosa trampa de los países de ingreso medio y avanzar con solidez económica e institucional hacia el desarrollo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas