">

Eloísa, primera mujer doctora

Transcurría diciembre de  1886 cuando Eloísa Díaz se graduó en Medicina Cirugía con la tesis "Breves observaciones sobre la aparición de la pubertad en la mujer chilena y las predisposiciones patológicas del sexo", con la que recibió el título profesional en enero de  1887, convirtiéndose en la primera mujer de Chile y América del Sur en lograrlo.

Cuando postuló a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile ya estaba promulgada la ley que permitía el ingreso de mujeres a dicho centro de estudios. Sin embargo, eran tales los prejuicios sociales de la época que, Eloísa, de 15 años, debía asistir a clases acompañada de su madre.

En su discurso de graduación expresó: “Vedado estaba para la mujer chilena franquear el umbral sagrado del augusto templo de la ciencia. La ley se oponía a ello cerrándole el paso que conducía a las aulas oficiales en las diversas gradaciones de la enseñanza secundaria y superior (...) Sensible como mujer por estructura, tímida por consecuencia de su sensibilidad especial, acató ella inconsciente la prohibición injusta que se le imponía y temió traspasar la línea que le señalara como límite a su actividad social y al desarrollo de su inteligencia”.

“Pero los tiempos cambian…los legisladores con ellos cambiaron también su modo de pensar y la ley se dictó en Chile, reconociendo a la mujer un derecho que naturalmente posee, instruirse para instruir a sus hijos”.

Durante la defensa de su tesis con 21 años expresó, “Siento al reconcentrarme íntimamente, que no he perdido instruyéndome y que no he rebajado mi dignidad de mujer, ni torcido el carácter de mi sexo ¡No! La instrucción, como muchos pretenden, no es la perdición de la mujer, es su salvación.”

Más tarde la Dra. Díaz ejerció como profesora y médica, destacando su inquietud por la salud de alumnos y maestros, así como por las condiciones higiénicas de los equipos materiales e infraestructura donde se impartía la enseñanza.

Fue inspectora médica escolar, primera directora del Servicio Médico Escolar de Chile, contribuyó a establecer el desayuno escolar obligatorio, propició la vacunación masiva de escolares y luchó contra el raquitismo y la tuberculosis.

Integró el Consejo de Instrucción Primaria y la Sociedad Científica de Chile, así como el Consejo Nacional de Mujeres (1918). Gran legado de la Dra. Díaz de hace ya 131 años, que encuentra al día de hoy congéneres a su altura.

Hoy la Universidad de Chile entrega la distinción Eloísa Díaz, siendo en el año 2006 la doctora Michelle Bachelet Jeria la primera egresada en recibirlo. El Colegio Médico por su parte entrega también el premio desde 2013 y este año 2017 la distinción fue para la doctora Patricia Muñoz Casas del Valle, Decana de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales. Mujeres y madres, médicos y pediatras, con larga trayectoria de entrega al servicio público, preocupadas por el bienestar colectivo y un trabajo social incansable.

La Doctora Díaz falleció en 1950 a los 84 años, pero siguen vigentes estas palabras leídas por Eloísa en la defensa de su Memoria el 25 de diciembre de 1886.

“Al pretender obtener el título de médico-cirujano, he pensado maduramente acerca de la grave carga que echaba sobre mis débiles fuerzas de mujer; rudo es el trabajo, lata la ciencia, difícil la misión… pero ¿es superior a la enerjia, a las dotes de observacion i a la inteligencia de las de nuestro sexo? … no me arrepiento hoi en el comienzo de la juventud, de la jornada que emprendí cuando aun era niña tierna i que me prometo seguir en medio de los afanes i vicisitudes de la vida (…)

Hai reacios que piensan que la mujer, haciéndose médico, pierde los razgos de su carácter, para varonilizarse i abdicar así de las prerogativas de que goza en la sociabilidad (…). I al seguir mi obra empezada, bendiciré la hora en que la paternal solicitud de los autores de mis días concibió el proyecto de dedicarme a un jénero de vida en que el alivio de las dolencias humanas i la satisfacción de ejercer el mas benemérito de los apostolados, retemplan la esquisita sensibilidad de la mujer que puede por medio de halagadora intuicion, entrever las dulzuras de la práctica de la caridad en un grado heroico!”

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas