Robótica, virtualidad, capitalismo

En 3° Año de Medicina, elegí con otros compañeros trabajar en computación analógica aplicada al transporte de sustancias en el organismo. Resolvíamos problemas de cinética por computación analógica. Le solucionamos problemas entre otros al Prof. Mario Luxoro (Premio Nacional de Ciencias, ya fallecido). También trabajamos en Química y Farmacia haciendo ayudantías de cinética química.

Una vez bajó el voltaje y el computador quedó funcionando, pero dio unos resultados que no tenían sentido con lo que tratábamos de resolver. Mis compañeros maldijeron la irregularidad del sistema eléctrico (raro en ese tiempo, no ahora 51 años después). Quedé maravillado, una baja de voltaje creó en la máquina nuevos resultados. Me convencí que la robótica podía reemplazar al mismísimo trabajo de Einstein.

La robótica está reemplazando a más del 20% de la mano de obra en el mundo. El capitalismo y toda organización productiva y social basada en el trabajo humano reemplazable por las máquinas morirán inexorablemente.

Si el trabajo tanto manual como intelectual es reemplazado, esos trabajadores no recibirán salario y su poder comprador desaparecerá y pocos podrán comprar la producción robótica.

¿Qué hará la población humana desempleada?

¿De quién serán las empresas robóticas?

El capitalismo morirá, además, porque se ha transformado en un sistema cruel que sólo puede aumentar la desigualdad e iniquidad humana. Al dividir a los seres humanos en dueños de los bienes de producción y trabajadores explotados sin bienes de producción (desigualdad cualitativa infinita), hace que los empresarios se enriquezcan mucho más que los trabajadores, lo que es una situación insostenible en el mundo.

Las transnacionales actuales son centenares de veces más ricas que las de hace 100 años, pero los ingresos de la humanidad han subido en el mismo tiempo exiguamente. Es falso que el crecimiento capitalista traiga justicia, al contrario acrecienta la injusticia y la inequidad, porque los propietarios se enriquecen mucho más que los trabajadores. Este crecimiento es como el de un obeso mórbido, que crece y crece pero inarmónica y patológicamente. Chile necesita mucho más desarrollo (reorganización y reestructuración de las instituciones y relaciones interhumanas) interno que crecimiento.

Un tercer proceso que hace insostenible al capitalismo es el obstáculo que impone al desarrollo humano integral. En Chile, una persona se pasa 8 horas diarias trabajando, gastando 2 horas diarias en movilización, y otras 2 en el mercado para asegurar su subsistencia y la de su familia, entonces no puede desarrollarse, es un robot con cuerpo humano que caerá en depresión y en deterioro afectivo, emotivo, valórico y espiritual.

El ser humano debería tener a lo menos para su desarrollo cognitivo (educación permanente), afectivo, emotivo, valórico, espiritual, estético (todo tipo de arte), moral, social, sexual y de género, deportivo, de inquietudes personales, familiar, etc., unas 5 horas diarias.

El régimen capitalista no puede dar ni ese tiempo ni este desarrollo integral humano, más bien lo obstaculiza. Ya se ha comprendido en los países más cultos y la empresa está teniendo una responsabilidad social y en su interior la separación empresario-trabajador disminuye, se desarrollan más empresas cooperativas y de gestión coordinada y autónoma. Los horarios de trabajo bajan a 6 horas diarias. En esas circunstancias hasta los sindicatos y gremios deben ser replanteados.

El futuro se ve como ciudadelas autosuficientes en energía, alimentación, vestido, vivienda, educación, salud, seguridad social y redes de comunicación conectadas por un estado (de todos por igual) que maneja las empresas robóticas. El ser humano libre de ese tipo de trabajos se dedica a su desarrollo personal integral y comunitario.

Otra realidad es la virtualidad que traspasa espacios y tiempos. Di un curso de ética virtual (mayormente online) a lo largo de Chile, desde la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. El curso tenía sólo exámenes presenciales. Tomé uno en Antofagasta donde cité a los estudiantes desde Copiapó a Arica. Pude dictarlo igualmente desde la India.

Muchas empresas robotizadas o no son dirigidas a distancia. Entonces las plantas radicadas en espacios físicos y temporales están quedando obsoletas, interesan las plantas radicadas en comunidades armónicas, amigables que realizan sus funciones desde donde quiera que estén. De hecho he co-dirigido tesis de pos grado y realizado investigación científica en India y en Colombia desde Santiago.

Estas son condiciones cruciales en la Universidad constituidas desde siempre por maestros y discípulos en búsqueda de la verdad (intelectualidad, filosofía, ciencias), la bondad (moral, ética, derecho, humanidades) y la beldad (estética, artes, plástica, composición, etc.).

La academia es creación y transmisión de cultura universal y no cabe en estatutos administrativos, sometimientos a firmas de libros, relojes, asignación a edificios, espacios, entre otros.

La academia trabaja por rendimiento creativo y transmisor, necesita un Estatuto Académico que no existe en Chile; los controles rígidos, las adscripciones a plantas físicas la matan. Actualmente el académico es universal o de la humanidad. La estamentalidad debería ser sólo de académicos y estudiantes. Las confusiones entre la función académica y contratos laborales o sindicales obligó a la triestamentalidad.

A nadie que no sea académico le conviene estar en la actualidad en una planta fija, su vida se ve limitada; trabajará a lo más 20 o 30% de su capacitación laboral o profesional. Hace 20 años predije que los estafetas desaparecerían en su mayor parte y que la universidad se debía preparar para capacitarlos y dirigirlos hacia la empresa privada. Casi tuvieron que sacarme con protección policial de la asamblea.

En cinco años, el desarrollo de Internet cumplió la profecía, no se produjo la capacitación y llevó a muchos desastres personales e institucionales. Toda la administración puede ser contratada externamente y a esos administradores les conviene trabajar a tiempo parcial en varias empresas o en una que le ocupe 100%.

La lavandería del hospital, el aseo, y muchas otras labores han ido siendo reemplazadas, y seguirán siéndolo inexorablemente, porque no son las funciones imprescindibles universitarias. La universidad no puede ni debe constituirse en una bolsa o beneficencia laboral, ni su organización gremial en un tapón para el progreso inexorable.    

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas