García Preval: por encima del nivel

Hoy sepultan en Port au Prince, Haití, a René García Preval o sencillamente René Preval. Haití decretó seis días de duelo nacional por su muerte.

Tenía 74 años cuando murió de un ataque al corazón mientras era llevado, por un derrame cerebral, de su casa al hospital.

Fue Presidente electo de Haití en dos oportunidades: de 1996 a 2001 y de 2006 a 2011. Excepcionalmente para su país, en ambas oportunidades terminó sus períodos constitucionales de gobierno y entregó en paz la presidencia.

Por encima del nivel.

Aristide, que también fue Presidente electo en dos oportunidades, fue derrocado en ambas. Y Martelly, que sucedió a Preval después de su segundo gobierno, se fue poco antes de culminar su período presidencial.

No se pareció, en su modo de ser (tan importante en un país donde los modos de hacer casi no se notan) ni a Aristide ni a Martelly. Aristide fue un líder carismático, adorado y atacado con y sin razón. Martelly, un payaso buen cantante y grosero participante en carnavales, con más vida en EEUU que en Haití.

Preval fue, más bien, un dirigente normal, que no se imponía por su mesianismo ni por sus payasadas. Un hombre simpático pero serio, muy respetado en su país, en el Caribe y en Naciones Unidas.

El 1 de junio de 2000 le presenté mis cartas credenciales en una fraterna ceremonia, que siempre agradecí.

Los que saben de Haití dicen que es el único Jefe de Estado pos dictadura de los Duvalier que no se enriqueció en el gobierno, en el que estuvo una década, bastante más que sus colegas.

Tampoco se enriqueció fuera del Estado. Hijo de un agricultor democrático, fue expulsado de Haití por Francois Duvalier cuando tenía 20 años de edad y tuvo que vivir en el exilio hasta 1979, cuando pudo volver a luchar políticamente por su democracia. Tenía 36.

En el exilio estudió agronomía en la Universidad de Lovaina, en los mismos años en que lo hicieron destacados chilenos como Rodrigo Ambrosio, Tomás Moulian e Ignacio Balbontín, y poco después trabajó como camarero en Nueva York en los inicios de los 70.

En los 80 abrió una pequeña panadería en Port au Prince y aportó sus productos al cura, en ese entonces, Jean Bertrand Aristide, que tenía un orfanato para los niños de la capital.

En 1990 llegaron ambos al gobierno. Aristide como Presidente y Preval como Primer Ministro. Fueron sacados por el golpe de Estado del fascista Cedras antes de un año y repuestos tres años después por una intervención norteamericana ordenada por Clinton.

En la elección de 2006, cuando Preval fue elegido por segunda vez, votó el 63% de la ciudadanía, y el Presidente alcanzó el 51% de los votos. Estuvo también por encima del nivel. En la última elección presidencial haitiana votó el 20% de la ciudadanía.

A Preval le tocó vivir la tragedia más grande de la historia haitiana. Estaba en el palacio en el terremoto de 2010.

En estos días de 2017 fue apresado en Haití un señor Guy Phillipe, ex militar y narcotraficante muy conocido, que en 2004 marchó armado hasta los dientes hacia la capital desde el norte para derrocar a Jean Bertrand Aristide. La DEA jugó su papel. Guy Phillipe había sido elegido recién senador. Ahora lo espera la cárcel en los EEUU.

Este episodio fue, tal vez, el póstumo homenaje a René Preval, limpio y honesto Presidente constitucional de Haití.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas