Novios, 70 años después

En los últimos días las principales noticias en Estados Unidos de Norteamérica han estado vinculadas a las campañas y debates presidenciales de los Partidos Republicano y Demócrata; a la guerra en Siria y su secuela de refugiados; al combate del autodenominado Estado Islámico; al lanzamiento norcoreano de un misil balístico de largo alcance; a las denuncias y casos judiciales seguidos en contra de actuaciones policiales calificadas como discriminatorias y represivas por parte de la comunidad afroamericana; a la toma de  un inmueble federal por parte de una suerte de milicia antigubernamental en Oregón, hecho que desembocó a la postre con la muerte de uno de los rebeldes y la rendición del resto ante los agentes del FBI, entre otras noticias.

Con respecto a la elección Presidencial, prevista para el próximo 8 de noviembre, la incertidumbre es total, mostrándose una sociedad polarizada y con ansias de cambio, según los analistas.

Por el lado demócrata, el Senador de Vermont, Bernie Sanders, alias Bernie, de 74 años de edad y perteneciente al ala progresista de dicho partido, ha sorprendido utilizando un discurso contrario al “establishment“, a Wall Street, y exigiendo un mayor compromiso del Estado para superar la pobreza y exclusión que afecta a un porcentaje importante de la población de esta potencia mundial. Su lema de campaña political revolution ha conseguido el apoyo de muchos jóvenes, poniendo en riesgo una hasta hace poco segura nominación presidencial de Hillary Clinton.

Por el lado Republicano,  el millonario inmobiliario Donald Trump ha acaparado las portadas de los medios con sus discursos incendiarios, poniendo temas “políticamente incorrectos” como control a la inmigración, restricción al ingreso de musulmanes, combate irrestricto al terrorismo, hechos que le han valido posicionarse como el principal protagonista en los debates de su sector, transformándose en un actor mediático per se, siendo favorecido por un sector importante de los blue collar, es decir, la población americana técnica y obrera, entre otros.

Sin embargo, hoy he retomado mis columnas pues deseo compartir con ustedes una noticia del Diario Express del Washington Post de esta semana, la cual llamó gratamente mi atención, pues parafraseando a un amigo, el romanticismo no puede morir, más aún si quien suscribe esta columna tiene entre su listado de películas favoritas: “Lo que el Viento se Llevó“, “Casablanca”, “El Doctor Zhivago”,  “Cinemaparadiso”, entre otras.

Cabe mencionar que el Diario Express se reparte gratuitamente a los usuarios del Metro de Washington (como nuestro Publimetro), cuya gran mayoría son commuters, es decir  aquellos que viajan a diario entre su hogar y su trabajo.

Los principales beneficiados del Metro son los residentes de los Estados de Maryland, Virginia  y Washington DC. Dispone éste de 6 líneas, 91 estaciones y 188 kilómetros de ruta. Es el segundo Metro con más pasajeros en Estados Unidos, después del de Nueva York. El año pasado se contabilizaron 215,3 millones de viajes y hoy el valor del boleto o ticket es de aproximadamente USD 4 ($ 2.800 pesos ).

La noticia que nos ocupa se refiere a una historia de amor entre Mr. Norwood Thomas, 93 años, ex paracaidista norteamericano de la Segunda Guerra Mundial, y la ciudadana australiana Mrs. Joyce Morris, 88 años, quienes se conocieron en Londres días antes del Desembarco de Normandía. Ambos tenían 21 y 17 años, respectivamente.

Según el artículo, una vez terminada la Guerra, ambos se habrían intercambiado cartas. En una de ellas, Mr. Thomas la invitó a los Estados Unidos para casarse con él. Sin embargo, y esto no se explica bien en la noticia, habría habido una confusión  o mala interpretación de esta última carta por parte de Joyce, pensando aquella que Norwood había  conocido a otra mujer. Por ello, dejaron de escribirse.

Pasaron los años, cada uno se casó por separado y tuvieron sus respectivos hijos. Mr. Thomas enviudó el año 2001 y Mrs. Morris se divorció de su marido luego de 30 años de matrimonio.

El año pasado, Joyce le pidió a uno de sus hijos que buscara a Norwood Thomas por internet, encontrando su nombre en un artículo sobre el D-Day (Día del Desembarco de Normandía, 6 de junio de 1944).

Se reencontraron vía Skipe, y cuando la historia de hizo pública, cientos de personas donaron dinero para ayudar a Mr. Norwood Thomas a viajar desde Virginia a Australia.

Ambos pasarán este día de San Valentín juntos, en la ciudad de Adelaide, Australia.

Finalmente, a pesar de los 70 años transcurridos, Norwood siempre conservó una fotografía de Joyce, tomada en aquel espacio de tiempo de 1944, donde se confundieron dos historias, una de guerra y otra de amor.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas