Orden y patria

Hasta la fecha, el fraude en carabineros se estima en más de 25.000 millones de pesos. Más de 70 formalizados, al parecer, todos oficiales.

Los dineros destinados a gastos reservados, crecen a medida que avanza la investigación. Con esa plata se podría haber comprado más de 10 helicópteros, unas 1500 patrulleras; en fin, se podría haber financiado a 100 carabineros rasos por 100 años.

En efecto, porque los sueldos base de los de más abajo, es decir, los suboficiales, van desde $185.962 para un carabinero "raso", hasta $ 403.500 para un suboficial mayor. Parecen remuneraciones bastante exiguas considerando que están permanentemente expuestos a perder la vida. Los hemos visto en casos de emergencia, dirigiendo el tráfico con los pies sumergidos en el agua; bajando al Río Mapocho con cuerdas para rescatar a un loco; estando de franco, se han metido en medio de una balacera y así es como muchos de ellos, no han vuelto vivos a su casa.

Desde la vuelta a la democracia las encuestas mostraban un notable y creciente aprecio por la institución de Carabineros, basado principalmente en dos cualidades que han sido persistentes: por una parte el ejercicio abnegado de un difícil trabajo y por la otra, su actitud de implacable rechazo a los actos de soborno. Así se puede resguardar el orden institucional y se hacer patria.

"Radios y Carabineros son las instituciones con más confianza en Chile" decía un titular de Cooperativa el 23 de enero de 2014.

Es verdad que el valor de una institución republicana debería corresponder con la totalidad de las actuaciones, con el comportamiento de todos sus miembros y no de unos poco.

Sin embargo, en el caso presente, tal vez deberíamos hacer una distinción precisa respecto a las decenas de oficiales imputados y la inmensa cantidad de suboficiales, anónimos, esforzados y probablemente mal remunerados, que tienen poco o nada que ver con el fraude, porque son éstos los que día a día se enfrentan al rigor de la delincuencia, los que están de punto fijo en las emergencias, los que acuden a nuestra casa cuando los requerimos.

Seguramente éstos son los verdaderos carabineros que deberían seguir siendo apreciados por todos, como los más confiables, porque ellos son los que en estos días, representan los valores republicamos que tanto anhelamos rescatar. Los otros, los fraudulentos, serán repudiados, serán juzgados y recibirán su castigo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas