¿Brújula perdida?

Estas últimas semanas se ha generado un fenómeno claro en los grupos de partidos y movimientos tanto de izquierda como centroizquierda, me refiero al surgimiento de dos posiciones disimiles en su discurso y el actuar al interior de los bloques.

En el Chile pos régimen cívico militar, esto fue un gran valor; recordemos el inicio de la Concertación, como el encuentro entre dos partidos políticos que en algún momento fueron adversarios, dando exitosos gobiernos. La realidad es que hoy difiere totalmente de aquello, algunos ejemplos.

En el  Frente Amplio han expuesto su peor performance durante estos días. En algún momento se dijo, “otra cosa es con guitarra”, y parece que así es. Tener un comité con veinte diputados más que la demostración de fuerza, se volvió un problema.

Así con el tema de la defensa ante La Haya, hubo posturas tan contrapuestas como las mostradas por los diputados Mirosevic y Alarcón, el primero acompañando a la delegación y el segundo, incluso solidarizando con la posición boliviana.

La Comisión de infancia convocada por el Gobierno fue otro caso, cuando el diputado Boric asiste a la invitación hecha y otros como Jiles, decidieron públicamente condenar su acto. Por último, y algo que puede caer en lo anecdótico, ante la visita a la ex Presidenta argentina Cristina Fernández y a dirigentes del Podemos en España, diputados del FA dijeron enterarse por la prensa.

En la Centroizquierda dos hechos se han vuelto relevantes. Por un lado, la coordinación respecto al trabajo en conjunto, que no contó con la asistencia del PDC, en contrapunto al llamado “acuerdo administrativo” que sin exento de polémicas logró tener un resultado, con poca consistencia en el tiempo.

En otro caso está el revuelo por la asistencia de algunos actores de los partidos de la CI a la Comisión de Infancia, mientras que otros a una cuadra de La Moneda hacían un punto de prensa detallando lo negativo en forma y fondo sobre esta instancia.

En cualquier grupo si se desea proyectar imagen de unidad, es imperioso mostrar un discurso y actuar uniforme. En los casos citados anteriormente no parece la intención de querer trabajar en una dinámica de bloque, más bien de individualidades que movidos quizás por cuál motivo, prefieren “sacar los trapos al sol” en vez de “limpiar la ropa sucia en casa”.

¿Estos puntos pudieron ser evitados? Sin duda que sí. ¿Cómo? De dos maneras distintas pero relacionadas entre ellas.

Uno, es diseñando una línea comunicacional común, designando voceros por expertise. Dos, buscar si realmente existen temas o puntos de encuentro en los bloques.

La Concertación nació de distintos diálogos previos a base de esfuerzos, y siendo solidarios. Esa visión escasea hoy, se debe trabajar dejando situaciones como las escritas de lado, es lo básico para presentarse como alternativa clara para volver a gobernar o hacerlo por primera vez.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas