Elecciones en la CUT, un fraude institucionalizado

De acuerdo al denominado sistema de elecciones por reparto, seis listas que compiten para conducir la CUT serán sometidas al escrutinio de 5.300 electores de 326 organizaciones sindicales afiliadas, que suman un total aproximado de 550.000 trabajadores sindicalizados. La lista que resulte vencedoratendrá la oportunidad de dirigir en los próximos cuatro años la organización sindical más importante de nuestro país.

Las elecciones ofrecen una oportunidad para que el movimiento sindical efectivamente inicie un proceso de ajuste acorde con los cambios que estamos viviendo. Pero ¿cuál de las seis listas en competencia está en mejores condiciones para iniciar un proceso conjunto de cambios que transforme a la CUT en un actor de desarrollo y de profundización de la democracia?, ¿la lista ganadora tendrá la legitimidad necesaria para conducir y efectuar los cambios?

Son las preguntas que surgen después de conocerse las innumerables irregularidades en la elaboración del padrón electoral, que sólo se dio a conocer 72 horas antes de las elecciones, las que se efectuarán hoy.

Pero esto no es nuevo, se viene repitiendo en cada elección, desde hace mas de 25 años, lamentablemente se ha transformado en una práctica, que está conduciendo inevitablemente a un fraude institucionalizado. Padrones que se inflan y se desinflan artificialmente. Sindicatos fantasmas con cientos de afiliados inexistentes, directivas de sindicatos integradas por familiares, integrantes de las comisiones electorales que a la vez son candidatos, sindicatos cuya vigencia caducó hace años, funcionarios de la CUT que son candidatos.

Candidatos de sindicatos inexistentes, los responsables de elaborar el padrón a la vez son candidatos de alguna de las listas en competencia, compra de votos. Una comisión electoral integrada solo por representantes de dos listas, y así un largo etc., etc.

Pero, ¿quiénes promueven y se están beneficiando de este fraude institucionalizado?

Por supuesto no son los trabajadores.

Son aquellos que han encontrado en la CUT una manera de vivir, de obtener beneficios económicos personales, huérfanos políticamente como consecuencia por ese comportamiento. Otros, que quieren mantener el control de la CUT a como dé lugar para negociar políticamente mayores espacios de poder “manteniendo un pie en la calle y otro en el gobierno”.

Algunas listas, que no son las encabezadas por la actual presidenta ni por el actual secretario general de la CUT, ya han denunciado el fraude y se aprontan a impugnar el proceso electoral. Han presentado más de diez casos concretos de irregularidades que tiene el actual padrón electoral, sin obtener respuesta. Son tantas las evidencias de fraude que no habrá otro camino que repetir las elecciones.

Es urgente resolver un primer y urgente problema: la democratización interna de la CUT como condición para el reforzamiento de la organización. De tal manera que sus dirigentes nacionales sean electos a través de elecciones universales, con padrones electorales transparentes.

Asimismo es imperativo fomentar la cohesión interna a fin de disminuir el divisionismo y buscar la seguridad financiera a través de mecanismos que garanticen el pago de las cuotas sindicales junto con un adecuado y transparente sistema contralor. Ello permitirá, entre otros, reforzar la participación y la democratización del funcionamiento de la CUT.

Ya no puede ser el mismo tipo de directiva que sirvió en el pasado la que esté apta hoy en día para responder a este cúmulo de nuevas y exigentes necesidades y a la vez mantener y ampliar la unidad. Se necesitará una conducción plural y diversa no solo desde el punto de vista político sino que también en cuanto a la representación de los sectores de la economía.

Impulsar con propuestas y movilización las necesarias tareas para renovar el movimiento sindical no será nada fácil considerando la actual situación de debilidad en que se encuentra el sindicalismo chileno y en particular la Central Unitaria de Trabajadores.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas