La trampa del debate previsional

No cabe duda que el tema previsional se puso de moda en el debate político nacional y que el actual gobierno ya ha dado señales claras que el asunto será parte central de la próxima campaña presidencial y parlamentaria, de modo que tendremos esta cuestión presente por mucho tiempo más, sin que necesariamente se avance en soluciones concretas.

Lo que resulta llamativo es que este problema -porque nadie duda que sea un problema que las personas se retiren de la vida laboral con un ingreso miserable- se esté revistiendo de ropajes ideológicos y algo huele mal en ese cariz, como si hubiera un cierto afán de obtener ventajas electorales adicionales de un lío que nos tiene que interesar a todos y que, por lo tanto, resulta sumamente atractivo a la hora de conquistar los elusivos votos, en especial en momentos en que la política pasa por uno de sus peores momentos en cuanto a prestigio.

En rigor, no se puede decir que el sistema de reparto sea intrínsecamente mejor o peor que el de capitalización individual, salvo que se reconozca el ingrediente ideológico al momento de decidir si el origen de los recursos lo aporta el conjunto de la sociedad o directamente el interesado en obtener una pensión digna, con el necesario respaldo del Estado y en ese caso dependerá de la mirada de cada cual definir la mejor opción.

Sin embargo, más allá de la discusión técnica, el hecho de identificar las a AFP’s con una forma de capitalismo que nos gusta llamar neoliberalismo es llevar la discusión a otro nivel. Es oportuno entonces preguntar a los que cotizan mes a mes y que ya se han convencido que están siendo víctimas de una suerte de estafa abusiva, si están dispuestos además a renunciar a la posibilidad de sus créditos de consumo y valerse por sí mismos, sin juntar puntos para un viaje a un destino paradisíaco o para poder comprar sus regalos de Navidad en el mall.

Del mismo modo, cabe preguntarse si la fuerza del reclamo sería la misma si se disminuyen las comisiones que cobran las administradoras. El proceso de licitación de los nuevos cotizantes ya demostró que la comisión se puede reducir a la tercera o cuarta parte. ¿Las quejas serían iguales si los fondos acumulados por las AFP’s se reinvirtieran en Chile en lugar de ponerse en el extranjero, de modo que el dinero generara nuevos puestos de trabajo y mejor pagados que, a su vez, permitieran mejorar tanto sueldos como pensiones?

Es un tema complicado el de las pensiones y es especialmente importante separar el trigo de la paja. Estando en un momento político en el que se requiere reencantar a los votantes se corre un serio riesgo de instrumentalizar un asunto importante con simples intereses electorales, prometiendo soluciones que nadie ha imaginado siquiera hasta ahora.

Lo serio sería corregir los evidentes vacíos y defectos del sistema antes de pensar en cambiarlo por algo que no se sabe lo que es, porque el modelo de reparto también tiene serias críticas, además de exigir responsabilidad de los ejecutivos que hasta ahora han aprovechado para sus propios intereses políticos el dinero del que no deberían disponer.

Hay una serie de aspectos que deben ser mejorados y que los propios defensores de la capitalización individual deberían ser los primeros en impulsar. Un gasto excesivo en publicidad que financian los propios cotizantes, una mayor participación de los usuarios, focalizar las inversiones en proyectos productivos al interior del país y una mejor fiscalización de la forma en que se administran los fondos previsionales.

Las AFP’s se crearon hace 36 años y la responsabilidad de su mal funcionamiento no es exclusiva de sus directores, sino que también le corresponde a quienes debieron supervigilarlas para corregir las distorsiones y los abusos de modo oportuno.  

Es un asunto en el que, por la cantidad de recursos que están involucrados en el sistema previsional, se hace necesario sospechar de todas las intenciones precisamente porque los últimos años han venido dando muestras del permanente afán de obtener beneficios propios cada vez que es posible.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas