Lo bueno, lo malo y lo feo

Esperé unos días para hacer una reflexión con respecto a lo que fueron las elecciones Primaras en nuestro país, y es que después de tantos dimes y diretes, había que esperar que las aguas estuvieran tranquilas para poder analizar este proceso desde todas sus aristas.

Para dar a conocer mi pensamiento con respeto a ello, explicaré mi punto de vista al más puro estilo de Clint Eastwood, señalando lo bueno, lo malo y lo feo de las Primarias 2017.

Vamos por parte. Primero que todo, debo reconocer que notamos un cambio importante en la participación de la población habilitada para sufragar, hace mucho tiempo que no veía filas en los establecimientos durante estas jornadas.

Este es un escenario bastante positivo si lo comparamos con años anteriores y más aún, si consideramos que ese mismo día nuestra Selección disputaba una importante final que nadie quería dejar de ver.

Otro aspecto  que me pareció  positivo, fue que después de tantos encontrones, después de haberse sacado todos los “trapos al sol”, los candidatos que representaban cierto movimiento político, fueron capaces de felicitar al ganador pese a las diferencias que pudieron haber tenido durante sus campañas.

Siempre he dicho que me carga ser negativo, pero debo mencionar que estas elecciones dejaron en evidencia la falta de organización que hay detrás del servicio electoral, pues no es posible que gente que llegara a votar no pudiese hacerlo porque las mesas no estaban constituidas o que otras se enteraran en el lugar que debían quedarse como vocales de mesa.

Eso sí, creo que esto va de la mano con el poco compromiso que tienen los ciudadanos de cumplir sus responsabilidades cívicas y con la burocracia actual del sistema de elección, pues pese a ser considerado un mecanismo transparente, debiésemos adoptar tecnologías que nos permitan optimizar este proceso.

Y bueno… llegamos al punto de mencionar lo feo.

Es preocupante que las firmas otorgadas por los/as ciudadanos/as para otras organizaciones o causas, después sean empleadas para fines políticos, pues hubo casos de quienes pese a querer votar por su candidato, no pudieron porque aparecían militando en otro movimiento.

Esta situación, lamentablemente viene a dar un condimento amargo para una población que ya ha tenido una alta dosis de escándalos que han involucrado a representantes de la política nacional y cuyas repercusiones dejan en manifiesto el desinterés de las personas por votar.

Si hago una conclusión final con respecto a lo que fueron las primarias, no puedo negar que subimos la nota en cuanto a participación ciudadana, pero ¡ojo! que la calificación aún es baja, es casi como cuando en el Colegio subimos de 1 a 3. Se mejoró, pero podemos seguir ascendiendo.

Con respecto a los debates que se den a futuro, espero que la tónica de las posturas radique en manifestar proyectos y cambios a beneficio de nuestro país, pues quienes debaten, deben dar el ejemplo de que las ideas se manifiestan con respeto y con argumentos, ese mismo respeto que dicen que se ha perdido.

Como dije anteriormente, creo que subimos la nota, pero aún tenemos tiempo para sacarnos un 7.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas