Magnicidio y la base moral de la República

A 44 años del golpe de Estado, Carmen Frei publicó un libro donde presenta su testimonio respecto del asesinato del presidente Eduardo Frei Montalva.

Inmediatamente surge la pregunta, ¿debemos considerar este escrito como un testimonio individual, de una hija que sufre la muerte de su padre?

¿Debemos acaso considerarlo como, parafraseando a Edgardo Boeninger, el testimonio de la “amargura” de una mujer?

Sería una profunda equivocación pensarlo de ese modo, dado que este escrito constituye una interpelación moral respecto del modo de constituir nuestra convivencia social. Y lo hace de tres modos.

La primera dimensión es respecto de la ferocidad del régimen que ya otros escritos han mostrado pero que aquí, nuevamente, se expone con particular acuciosidad. La senadora Frei muestra cómo el aparato represivo del régimen organiza y ejecuta este crimen.

No estamos hablando sólo de soldados que recibían órdenes para reprimir opositores. Hablamos del desarrollo de un sofisticado método para eliminar opositores mediante el desarrollo de un laboratorio clandestino en el Ejército, investigación sobre sustancias tóxicas, la experimentación con dichas sustancias con humanos, la colaboración de la Clínica Santa María, de médicos, enfermeras, operaciones de encubrimiento, agentes encubiertos, todo un sistema montado de seguimiento y represión.      

El relato de Carmen Frei supera la imaginación. Se trata de una estructura, de una sofisticada maquinaria de poder pensada para eliminar opositores y donde participaron civiles, militares y se involucró a otras instituciones privadas de la sociedad.

Este testimonio realiza una segunda interpelación. Nos muestra el devenir de un conjunto de instituciones que favorecieron un pacto del silencio. Muchas veces suponemos que aquel pacto existió. Lo imaginamos. Pues bien, aquí Carmen Frei va ilustrando pieza por pieza el modo en que las fuerzas de la dictadura y una red de colaboradores del régimen fueron fraguando este pacto del silencio. La acción de cómplices pasivos, y que en muchos casos se trató de cómplices activos civiles y no necesariamente todos ellos de derecha.

Fuerzas de seguridad, médicos, químicos, personal en la Clínica Santa María, funcionarios de la Clínica de la Universidad Católica, e incluso ex colaboradores del mismo Presidente Frei como Patricio Rojas que contribuyeron a silenciar el caso por años.

Esta red de silencio, impunidad y amenazas se extendió luego de recuperada la democracia y hasta nuestros días y es aquello lo que resulta todavía más chocante. Carmen Frei detalla del seguimiento que fue objeto cuando comenzó a activar el caso en los años 2002-2003. Da cuenta de la incineración de antecedentes del caso y la obstrucción del Ejército de Chile al esclarecimiento de este caso al informar repetidamente que “no hay antecedentes”.

En el epílogo, la ex senadora Frei interpela lo que ha sido el fundamento de la transición política, la famosa frase “justicia en la medida de lo posible”. Lo anterior nos lleva a preguntarnos ¿es correcto definir la Justicia en el marco de lo que es posible que realice?  ¿No deberemos acaso definir la Justicia respecto de aquellos principios morales que ordenan el comportamiento social?

Quienes condujeron la transición cometieron en este ámbito un grave error al acotar la Justicia a un marco “de lo posible”. Confundieron lo que fácticamente es posible con la cualidad de lo que es Justo. La Justicia como principio rector de nuestros comportamientos nunca debiese ser “en la medida de lo posible”.  

La base constitutiva de una sociedad, lo que organiza o “constituye” nuestra convivencia social requiere, tal como lo indicara Jorge Millas en el año 1980, de una base moral. Y lo que Carmen Frei describe en su libro es la ausencia de aquella pre-condición en muchas instituciones e individuos.

Este libro es un testimonio muy doloroso pero a la vez muy significativo de esta lucha incesante por la Justicia y un llamado a recuperar la base moral sobre la que se requiere fundar una verdadera República.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas