Un insulto a la memoria histórica

El nombramiento de los nuevos intendentes conlleva aspectos que resultan inescrutables en su intencionalidad final, para las personas que solo observan lo que se hace con el poder. Uno de ellos es el del actual diputado Jorge Ulloa, en la Región del Bío- Bío.

Gracias a la potencia de los medios digitales de información se ha recordado un conjunto de hechos, actuaciones individuales o de grupo que muestran en Ulloa una adulación y una exaltación pública hacia Pinochet que al tratarse de una autoridad designada, sus dichos ofenden o provocan a las víctimas del dictador tan ardorosamente enaltecido.

Entre algunas de sus torpes zalamerías ocupa un lugar estelar el regalo de un “peluche” llevado por la próxima autoridad regional a Londres para rendir pleitesía a Pinochet, durante ese instante de la historia que lo recluyera de modo temporal en el Reino Unido, por cierto en condiciones dignas, no como las cárceles secretas hechas para torturar hasta la extenuación a las víctimas, sino que en una maciza casa, preparada para tenerlo seguro pero preso para indignación de sus incondicionales.

Ahora bien, lo que llega a ser francamente delirante es la presentación, en el mes de diciembre del 2006, de un proyecto de ley para levantar un monumento en homenaje al dictador, días después de su muerte.

En la fundamentación de la iniciativa se lo ensalza con una distorsión de los hechos y de la historia que encubre los crímenes y el abuso de poder para crear un régimen totalitario. El proyecto es un texto inaceptable que hace una apología del impulsor y ejecutor del terrorismo de Estado en Chile.

De acuerdo a las atribuciones que la Constitución política le entrega el Jefe de Estado este puede designar en el cargo de Intendente, a quien estime conveniente, es un puesto de su exclusiva confianza, pero resulta increíble qué Piñera hable de diálogo o ensaye llamados a la unidad nacional en el mismo momento en que forma un gobierno cuya composición hiere y agravia a las víctimas de las violaciones a los derechos humanos y constituye una violenta burla a la memoria histórica del país.

Incluir los remanentes del pinochetismo no es indispensable para Piñera. La UDI en su gabinete, cierra con creces el flanco más a la derecha, con un fuerte “cuoteo” de ex colaboradores de la dictadura.

Entonces ¿para qué agregar la contumacia?, ¿acaso se trata de legitimar a Pinochet? ¿Fue esta la exigencia de J.A.Kast? por el apoyo para la segunda vuelta o son grupos tan fuertes en la derecha, que pretenden - paso a paso - el “blanqueo” del dictador, pensando que al lavar la cara de Pinochet lavan la propia.

Con todo lo que hoy se sabe en Chile de lo que Pinochet hizo con el poder, esa es una tarea imposible. Por lo demás, un sector gravitante de la derecha emergente, toma distancia de esa herencia nefasta y rechaza cohonestar el terrorismo de Estado y las crueles y sistemáticas violaciones a los Derechos Humanos de su régimen.

La UDI para justificar a Ulloa dice qué hay “intolerancia”. Así como ese Partido no acepta la tolerancia con el crimen de Jaime Guzmán, porque en democracia no se puede asesinar a un senador, independientemente de su ideología y de su posición política, tampoco la UDI puede pretender que se guarde “silencio cómplice” hacia quien practica una bochornosa apología de Pinochet, el impulsor, organizador y responsable político, directo e inequívoco, de las aberraciones de la dictadura en Chile.

En lo personal no comparto que haya quienes se ofrecen a colaborar con este tipo de autoridad desde el bloque de la Nueva Mayoría. Cuando se desfigura a tal grado la memoria histórica no corresponde. Esa actitud en el caso que solo sea una superficialidad, resulta una frivolidad grave. Esto es lo que ha deteriorado la cohesión y la fortaleza moral en la izquierda chilena.

Una cosa es la serenidad para descartar acciones de venganza, que re alimenten el odio e inciten una confrontación insensata que siempre creará más costo social y víctimas inocentes, otra cosa es cerrar los ojos y guardar silencio ante un duro agravio del nuevo poder, que parece enviar un globo sonda sobre cuanto aguanta el país en esta materia.

Por eso, hay que ser claros, la dignidad es lo que nunca se puede perder.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas