Karadima-Barros ¿esquizofrenia en la jerarquía católica?

Víctimas de Karadima dicen que Barros presenciaba besos entre clérigos y feligreses, manoseo de genitales y otras prácticas, que cualquier chileno clasificaría como eróticas e inmorales, no porque los sean en sí, ya que se dan normalmente entre homosexuales, sino por venir de religiosos con votos de castidad y celibato.

El Papa dice que no hay evidencias de inmoralidades sexuales, es decir ¿no hay fotos de relaciones homosexuales o de esas prácticas sexuales impropias entre aparentes varones?

Entonces el testimonio de las víctimas ¿es nada? Peligroso, porque eso lleva a creer que el Papa piensa que mienten, inventaron esas historias calumniosas. Posición equívoca porque Karadima fue condenado por infracciones éticas, delitos graves y escándalo religioso (eclesial y civilmente).

Estos delitos reconocidos y condenados los cometió durante años en que Barros estuvo con él, los conoció, no los denunció a su debido tiempo, y aquí viene lo complicado ¿sabiendo que eran delitos o pecados?

El sexto mandamiento de la ley de Dios (No fornicar),  obliga a los fieles Abrahámicos (Judíos, Cristianos y Musulmanes) a no cometer acciones de impurezas sexuales entre otras la prostitución, el adulterio, sexo impropio, conatos eróticos fuera del matrimonio.

En positivo a canalizar el placer sexual y el orgasmo en el matrimonio, buscando la felicidad parejal y la reproducción humana.

El noveno mandamiento, no desearás la mujer (el varón) de tu prójimo (prójima), obliga a mantener la mente, deseos, fantasías, y atracciones eróticas en el proyecto y vivencia conyugal y, en positivo, a desarrollar el amor conyugal pleno, en todas sus vertientes de amistad, compañerismo, eroticidad, fraternidad, fidelidad, en la construcción marital.

El Rabí de Nazareth es categórico al respecto: el que mira a una mujer deseándola eróticamente, queriendo poseerla y despojando al prójimo de ella, ya cometió adulterio en su corazón.

El simple gustar de una mujer atractiva, hermosa e incluso, sensual, alborotadora androgénica, hablo como varón, no es pecado si se queda ahí, es incluso virtuoso porque corresponde al ser varón y lleva a la fidelidad conyugal heroica.

Lo mismo puede aplicarse al gay o lesbiana respecto a su pareja, la fidelidad que se deben incluso en los pensamientos. Está por resolverse y es un problema teológico moral que las acciones homosexuales transgredan el orden moral, especialmente en la ética cristiana, sea entre heterosexuales, en donde no hay problema teológico ni moral, son infracciones severas, u homosexuales, donde si existe el problema, de allí la recomendación, si es homosexual mantenga el celibato y si eso no le es posible mantenga la fidelidad parejal y entonces ¿peca?

Los religiosos ordenados o consagrados tienen, además, votos o promesas (votos menos exigentes o provisorios) de castidad, todos, y la mayor parte, los laicos no, de celibato.

El voto de castidad obliga a vivir la plenitud del placer erótico sea en el matrimonio como fidelidad conyugal, sea en la vida célibe orientándolo, sublimando diría un psicoanalista, en el perfeccionamiento virtuoso: vida laboral, profesional, política, científica, etc. y en la optimización del amor a Dios y al prójimo.

El voto de celibato obliga a dejar toda intención de realización de la unión parejal erótica, incluso como ya dijimos en el espacio mental sea hetero como homosexual.

Barros como teólogo domina y sabe mucho más aún de estos elementos mínimos de moral cristiana, como sacerdote y obispo tiene los votos de castidad y celibato. Si está en presencia de acciones como toqueteo de los genitales o de besos en la boca entre varones, o sabe de acciones que posteriormente fueron claramente condenadas como abusos sexuales, está presenciando acciones pecaminosas graves en ética cristiana y de consagrados. Debe denunciarlos y debió oponerse en ese mismo momento a ellas. Según las víctimas viéndolas ni se opuso ni denunció ¿cómo puede explicarse manteniéndose en una ética cristiana y sacerdotal?

Me cabe una explicación, en su conciencia estas acciones no son pecado ni infracciones morales, son acciones afectuosas. El besar en la boca es otra forma de afecto aceptable entre homosexuales ¿porqué no en un ambiente pastoral (grave error)? Aún así no considera que fueron acciones obligadas para quienes no las aceptaban so pena de ser expulsados del grupo pastoral (forzar a incurrir en pecado que es un escándalo alevoso). Hay perversión del sentido cristiano de las manifestaciones de afecto, además de la infracción del 6°, 9° mandamiento y de los votos de castidad y celibato. La evaluación psico-moral es pésima.

Debe considerarse ciertas características de personalidad. El rasgo narcisístico paranoide es frecuente en estos comportamientos. No hago el diagnóstico de personalidad que necesitaría de estudio clínico.

Este rasgo implica la autoafirmación de impecable, todo lo que hace quien lo posee está bien por el solo hecho de hacerlo él, el es suficiente, los demás no llegan a esta pureza de acciones; sus críticas o denuncias provienen de envidia, calumnia o mediocridad mental o espiritual.

Esta persona instala relaciones humanas verticales, es inepto para instalarlas horizontales, de igual a igual, si tiene poder es un tirano de sus "súbditos" y tiende a formar organizaciones dirigidas por un grupo de incondicionales.

Su destino final es variado, si se da cuenta (raro) y canaliza su sensibilidad (comúnmente exquisita) hacia el servicio, puede ser un genio o un santo; si eso ocurre después de un tiempo de tortura a los demás, puede llevar al arrepentimiento, pedir perdón y cambio de vida.

Si sigue en su autocomplacencia se quedará solo y si tiene poder será un tirano como los que hemos visto. Si se da cuenta tardíamente y trata de corregir su rasgo, puede incluso psicotizarse (perder noción de realidad)  o (raras veces) deprimirse, porque capta que su verdad no se adecua a la verdad moral de su doctrina ni de la de los demás. En general dividen o son destructivos de las organizaciones a las cuales pertenecen.

Queda trabajo que hacer en lo pastoral, médico, espiritual, legal, ético, moral. Esperamos que se realice lo más pronto posible. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas