El rol público de las ISAPRE

Según estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)[i] de 2017 sobre Salud Pública, “Chile, hacia un futuro más sano. Evaluación y Recomendaciones”, Chile tiene un sistema de salud pública robusto y de buen funcionamiento; el liderazgo desde distintos niveles del gobierno, y en particular desde el gobierno central, es ambicioso. El hacerse responsable en los niveles central y regional está claramente definidos. La organización del ministerio de Salud en dos subsecretarías, una para la Red de Salud y la otra para Salud Pública, en sí misma elevan la importancia del problema de salud pública para el gobierno. La Subsecretaría de Salud Pública tiene autoridad sobre las Secretarías Regionales Ministeriales (SEREMI) y ellos a su vez tienen un rol importante en la salud pública, con respecto a la acreditación de prestadores públicos o privados, y tiene autoridad sobre FONASA y las ISAPRE. El liderazgo del Ministerio de Salud en cuanto a importantes reformas de salud pública es notable”.

No obstante la contundente afirmación de esta Organización, nos recomienda que “para mejorar el sistema de salud pública, Chile debiera…, “empujar a las aseguradoras privadas de salud (ISAPRE) a tener un rol más activo en la promoción de comportamientos saludables y en prevenir las complicaciones de las enfermedades crónicas e incluir a todos los interesados en esfuerzos para mejorar la salud chilena, en particular promoviendo la participación de pacientes y mejorando la alfabetización en salud de los ciudadanos y construyendo relaciones más fuertes entre el gobierno y actores privados, incluyendo actores interesados en la producción, distribución y venta de alimentos y de bebidas”.

Efectivamente, se visualiza un rol mucho más activo en la promoción de políticas públicas tendientes a mejorar el nivel de salud de la población por parte del FONASA a través del financiamiento de programas de prevención de la enfermedad y envejecimiento saludable, al contrario de las ISAPRE que centran la distribución de recursos en acciones principalmente curativas, haciendo (o no ) mínimos esfuerzos para invertir en iniciativas de promoción y prevención.

La OCDE recomienda que “los seguros privados debieran desempeñar un rol más activo promoviendo comportamientos saludables y previniendo las complicaciones de enfermedades crónicas”.

Un ejemplo de programa de prevención gestionado por una aseguradora privada es Vitality, llevado a cabo por la aseguradora privada más grande de Sudáfrica, Discovery Health[ii]. Este programa basado en incentivos, se apoya en cuatro pilares: evaluación y detección, alternativas saludables, conocimiento sobre salud y actividad física.

Los beneficiarios son alentados a participar en diferentes actividades, tales como controles de salud y visitas a dietistas a través de un sistema de puntos. Además, las inscripciones en gimnasios son subsidiadas, y las compras de frutas y verduras tienen derecho a un 25% de reembolso en efectivo.

El reembolso en efectivo ha sido eficaz en incrementar los gastos en alimentos saludables en un 9,3%, y en disminuir los gastos en alimentos poco saludables en un 7,2% [iii]. El programa Vitality ha dado como resultado la reducción de reclamos médicos para Discovery Health, entregando un incentivo directo a las aseguradoras privadas para invertir en prevención.

Invitemos pues a las Instituciones de Salud Previsional a participar en la salud pública, alentándolas a desempeñar un rol más activo en la promoción de comportamientos saludables y en la prevención de complicaciones de enfermedades crónicas.

Para las ISAPRE, ofrecer un paquete atractivo en prevención y promoción a sus afiliados, por ejemplo, siguiendo el modelo del programa Vitality, les podría dar una ventaja competitiva.

Si esto no fuera suficiente, sugiere la OCDE, el ministerio de Salud podría buscar formas para promover un mayor compromiso de estas instituciones, por ejemplo estableciendo requerimientos mínimos de prevención transversalmente en toda la industria, vía regulación. Como proveedores de cobertura de cerca de un 20% de la población chilena, las ISAPRE deben convertirse en un socio más activo en los esfuerzos para reducir epidemias como la obesidad.

[i] Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos: organismo de cooperación internacional, compuesto por 35 Estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales.

[ii] Lambert, E. and T. Kolbe-Alexander (2013), “Innovative strategies targeting obesity and non-communicable diseases in South Africa: what can we learn from the private healthcare sector?”, Obesity Reviews, Vol. 14/S2, pp. 141-149, http://dx.doi.org/10.1111/obr.12094.

[iii] Sturm, R. et al. (2013), “A Cash-Back Rebate Program for Healthy Food Purchases in South Africa”, American Journal of Preventive Medicine, Vol. 44/6, pp. 567- 572, http://dx.doi.org/10.1016/j.amepre.2013.02.011.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas