Maratón de Santiago, mínima expresión de un país sedentario

Con 30 mil inscritos, marcó un nuevo récord de asistencia en sus categoría de 42, 21 y 10 kilómetros. Para muchos, incluyéndome, fue la primera participación en este evento deportivo que se consolida como una de las mayores fiestas anuales del deporte en Chile.

Bien por la notable organización y por todos los chilenos, chilenas y extranjeros que corrieron o al menos lo intentaron en cualquiera de las categorías. Para hacerlo, se requiere meses de perseverancia, disciplina y fuerza de voluntad.

Sin embargo, estas cifras de participantes no reflejan la realidad de nuestro país. Según la Encuesta Nacional de Hábitos de Actividad Física, el 80% de los chilenos es sedentario, lo que significa que hacen menos de 30 minutos de actividad física, 3 veces a la semana.

En todos los grupos de edad evaluados (mayores de 18 años), predominan las personas que no hacen deporte, incluido en jóvenes entre 18 y 29 años.

Más aún, casi un 15% de los chilenos entre 30 y 50 años no sólo no práctica deporte, si no que declara no interesarle.

El futuro es aún menos alentador si tomamos el estudio de actividad física en escolares chilenos de octavo básico (2014). Éste mostró que un 70% necesita mejorar su capacidad aeróbica, un 74% necesita mejorar su fuerza y un 66% su flexibilidad.

La realidad se vuelve explosiva si sumamos nuestros datos de alimentación. Somos el segundo país de la OCDE con menor consumo de frutas todos los días. Por su parte, un 27% de los chilenos no puede pagar una dieta saludable (MINSAL).

El resultado de tanto sedentarismo no podía ser otro: 20 % de los adultos  es obeso, siendo “top ten” dentro de la OCDE (7°). En niños, 1 de cada 4 padece obesidad o sobrepeso.

La solución quizás requiere cirugía mayor.

En educación falta un cambio cultural profundo. Hacer deporte no puede ser el pariente pobre de la docencia escolar y universitaria. Basta de considerar que estudiar matemáticas o ciencias, es más importante que la actividad física regular.

En salud, convertir el deporte en una indicación médica a la cual se le hace seguimiento, evitando el uso inadecuado de fármacos.

En lo social, mejorar las condiciones para hacer ejercicio: más infraestructura en los barrios, más áreas verdes, más ciclovías.

La ausencia de lugares para hacer deporte, en salud y calidad de vida, es a la larga, tanto o más grave para una comunidad, que la ausencia de un hospital o un consultorio.

Actividades como esta maratón son importantes y valiosas, y ojalá se  repitan y multipliquen.

Sin embargo, la foto con una Alameda llena de corredores representa un porcentaje muy pequeño de nuestra población. Debemos asumir nuestro sedentarismo y tratarlo como un problema que el Estado y los privados deben proponerse solucionar, para mejorar la salud y calidad de vida de todos los chilenos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas