¡Basta a la violencia de género por orientación sexual!

Con consternación, nos enteramos del caso de una joven de 14 de años a quien un familiar, en este caso su padrastro, la atacó no solo con golpes sino también con una violación denominada "correctiva", ya que tuvo como objetivo la creencia errónea de "corregir" su orientación sexual mediante el sometimiento y el control violento. 

Esta situación no es nueva. Si bien no hay cifras oficiales desde las instituciones que nos demuestren que estos casos son más comunes de lo que se piensa, la encuesta Ser Lesbiana en Chile 2018, reveló que más del 75 por ciento de las consultadas, vivió una situación violenta por su orientación sexual, ya sea de acoso o violencia física. 

Hay un profundo desconocimiento de estos casos, principalmente por el temor de las víctimas a denunciar y su doble víctimimización  y los prejuicios y estigmas que se encuentran internalizados en la sociedad respecto a las mujeres lesbianas y bisexuales. 

En Sudáfrica, las violaciones correctivas han sido declaradas como una pandemia, donde grupos de hombres liderados por algún familiar de la víctima, se organizan para cometer este delito.

Hoy en ese país, existen casas de acogida para las mujeres jóvenes víctimas de esta aberración y que tuve la oportunidad de conocer y conversar del difícil camino que es su recuperación como sobrevivientes de la violencia de género por su orientación sexual.

En Perú, hubo alertas también porque comenzaron a aumentar las denuncias, lo mismo en Ecuador donde se secuestra a mujeres lesbianas para llevarlas a clínicas de reparación. Todo esto en nombre de creencias religiosas. 

No olvidemos el caso de la joven de Quillota, Nicole Saavedra el 2016, quien fue secuestrada y asesinada, encontrada en un sitio erizo después de su desaparición con claros signos de haber sido torturada y violada. Hasta hoy su caso sigue impune en la justicia. Nicole fue hostigada antes en su barrio por grupos fundamentalistas por su orientación sexual lésbica. 

Se hace necesario no solo judicializar estos hechos, sino más bien levantar iniciativas que sensibilicen y nos ayuden a combatir esta práctica que peligrosamente se acerca a su naturalización.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas