De Mujeres, feminismos y machismos

Corre el año 2016: pos modernidad - así le llaman algunos a esta época - y en este contexto histórico, aun muchas veces te miran desconfiados, con una sutil sonrisa de sospecha o una mueca de tenue rechazo cuando te declaras feminista, esto ocurre incluso en círculos profesionales y académicos.

Estamos conmemorando el día internacional de la mujer, lo cual no es una fiesta, me encantaría que lo fuera, me gusta celebrar. Pero desgraciadamente el día de hoy lo que se recuerda es la lucha organizada de mujeres obreras en un régimen casi de esclavitud en el que eran oprimidas y abusadas por una legislación maltratadora, indigna y cruel; también a los hombres se les explotaba por cierto, pero la discriminación y el abuso eran mayores hacia las mujeres.

Entre otras cosas se rinde homenaje a las más de cien mujeres muertas en el incendio dentro de una fabrica textil de Estados Unidos de Norteamérica, de la que no pudieron salir pues estaban encerradas para que “cumplieran” con su jornada laboral; de las más de 140 personas que estaban allí, la mayoría eran mujeres, también había niñas y niños. Todo apunta a que el incendio fue provocado, por el dueño de la fábrica, pero aún si se tratara de un “accidente” el sistema laboral en el que debían trabajar impidió que estas mujeres se salvaran de las llamas, no fue casualidad que muriesen calcinadas.

Estas mártires estaban unidas por el justo anhelo de mayor dignidad y la consecución de derechos básicos para la mujer, una mujer que a comienzos del siglo veinte aún era tratada como un ser inferior, sin calidad siquiera de ciudadana, pues se consideraba que no era digna de elegir a sus autoridades, en fin. La mayoría de Uds. recordará que el derecho a voto pleno se conquistó hace poco: en nuestro país en 1949 y pudo ejercerse por primera vez en elecciones presidenciales en Chile en 1952, solo poco más de sesenta años atrás.

A pesar de la aclaración anterior, que creo importante recordemos, recibí con alegría muchos saludos en que me desean un “Feliz día”, los acojo con agradecimiento porque sé que están cargados de cariño y buenas intenciones.

Reconozco que "feminismo" es una palabra compleja y cargada emocionalmente. Surge como reacción, resistencia, oposición y lucha contra el machismo, una de las características distintivas de los regímenes patriarcales que oprimen al ser humano, y en especial a las mujeres, mas de la mitad de la población mundial. En ningún caso el feminismo es un movimiento en contra de los hombres, pero sí contra los abusos y quienes los ejercen, y el poder opresivo históricamente ha sido comandado y ejercido por hombres.

Además hay diversas formas de ser feminista, dependiendo de la época, la sociedad y etnia en que te tocó crecer, tu propio estilo de ser mujer, tu orientación de género, entre otras muchas variables más.

Ah, y por cierto, también hay hombres feministas...aunque sean los menos. Y bastantes mujeres machistas, más de lo que me gustaría tener que reconocer.

Declararte feminista no asegura mas sabiduría ni mas coherencia, pero como ideología - sistema de creencias - apunta a una mayor libertad y oportunidades, tiene solidez teórica fundada empíricamente, visibiliza injusticias y debilidades de la sociedad patriarcal que nos ha oprimido durante siglos y pone de manifiesto lo dañino del machismo, que reprime y castra aspectos hermosos y valiosos de mujeres y de hombres desde que estamos en el vientre de nuestras madres.

Este machismo mata, lo cual es mucho más que una consigna o eslogan feminista: ya ha habido 5 asesinatos de mujeres por parte de sus parejas o ex parejas varones en nuestro país en lo que va del año: FEMICIDIO y leí ayer que en España van 10 de estos homicidios.

El machismo empobrece y discrimina a las mujeres, en nuestro país se declara que los sueldos de las mujeres por el mismo tipo de trabajo que realizan los hombres son al menos un treinta por ciento más bajos (en promedio). La vejez de las mujeres está, en general, menos protegida en nuestro país que la de los hombres, y la de ellos tampoco anda bien.

En nuestro país el machismo criminaliza a las mujeres que abortan y la legislación del aborto no se lleva a plebiscito, la deciden los congresales, que son mayoritariamente hombres y la declaran pecaminosa e inmoral, en su mayoría hombres: sacerdotes hombres.

Aclaro y declaro, soy feminista y romántica.

Exijo derechos, equidad de oportunidades y respeto para las mujeres. Así como también me interesa la libertad y la justicia para los hombres, incluidos todos los géneros, etnias, culturas y clases.

Reconozco y me indigna la visible inequidad de trato y de estatus (legal, social, laboral...) y los abusos hacia las mujeres, amparados e invisibilizados en sistemas políticos y religiosos patriarcales y opresivos, dentro de nuestro país, en América latina y el mundo entero, incluído el llamado primer mundo.

Necesito, o al menos aspiro, a validación y reconocimiento como  ser humana única e irrepetible.

Soy agradecida de haber nacido y ser mujer, más aún en esta época; me gusta estar alrededor de una fogata, no dentro de una hoguera.

Y confieso que me encantan las flores, los chocolates, una cena a la luz de las velas, bailar lento y que creo en el amor.

Entonces invito a que pensemos y dialoguemos acerca de qué sistema de creencias sobre la relación entre hombres y mujeres seguimos validando y reproduciendo en nuestros hogares, parejas, escuelas, trabajos, en la vía pública, en la televisión, etc.

Hay machismos que matan y terminan con la vida de mujeres, hay machismos que terminan con la autoestima de muchas mujeres, hay machismos no asumidos y pseudo machismos.

Bienvenido lo masculino, bienvenido lo femenino, en sus distintas expresiones mientras sea respetuoso de los derechos de cada mujer y hombre diverso. Y al tacho de la basura toda creencia y mandato que nos oprima e impida desarrollarnos en libertad, conciencia y respeto por uno misma/o y por los otros.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas