">

Intolerancia y violencia

"No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla". Voltaire

Esta frase la hemos leído y escuchado muchas veces, pero al parecer quienes violentaron a Juan Antonio Kast en Iquique, no la conocen.

Es muy lamentable constatar la intolerancia existente, que  se expresa en esta violencia física.

Lo más sorprendente es que esto ocurra en una Universidad, lugar donde debe tener expresión libre la universalidad del pensamiento, espacio donde se debieran debatir las ideas respetando la opinión de otros, más allá de lo lejos o cerca que están de la mía.

Esta situación tiene varios ángulos de análisis. Primero, es natural la impulsividad y la vehemencia de los jóvenes para defender y luchar por sus ideas. Sin embargo, es papel de los padres y educadores mostrarle la forma de canalizar esas pasiones y mostrarle la experiencia vivida por nuestro país al respecto.

Las sociedades se construyen sobre las vivencias y experiencias de otros, no nacen de la nada, ni se parte de nuevo. Parece evidente que a estos jóvenes agresores no se les ha mostrado lo doloroso que significó para nuestro país caer en la intolerancia y el enfrentamiento con la consiguiente desintegración de la sociedad y  su democracia.

En el ethos de nuestra sociedad la tolerancia debe ser un valor escencial,  debe ser asumido, recordado y  reflexionado permanentemente, para que no volvamos a tropezar con la misma piedra. ¡En ningún caso es cosa del pasado! Sería un grave e imprudente error verlo así. Aprendamos de  Alemania que cuida su memoria histórica para que el negro pasado nunca más se repita.

Segundo, la grave inconsistencia e incoherencia de sectores políticos que actúan con un doble estándar; por una parte critican la violencia cuando les afecta y la justifican cuando es para otros. Lamentablemente lo hemos comprobado con el Partido Comunista,  que en este caso mientras sus autoridades sostienen que ellos no están de acuerdo con la violencia en democracia, uno de sus dirigentes juveniles es detenido y formalizado por ser uno de los participantes en la agresión al ex diputado.

El mismo que señaló frente a la televisión, “al facismo no se le escucha, se le aplasta”. ¡Fantástico, gran pensamiento social! Con ese mismo criterio otra parte de la sociedad podría decir, “al comunismo no se le escucha se le aplasta”. No resiste análisis, es una total irracionalidad y sorprende que salga de un estudiante universitario, que supone que cuenta con alguna formación e información y en pleno siglo XXI.

Mientras un sector usa y abusa de este doble estándar, otro como el Frente Amplio nos muestra su falta de definición clara al  respecto. Mientras unos justifican la violencia o la explican como respuesta a una provocación innecesaria o que Juan Antonio Kasta expele violencia en sus palabras, otros la cuestionan totalmente. ¿Cuál es en definitiva su pensamiento?

Es fundamental que en la sociedad exista una voz clara que censure este tipo de actos que no tienen justificación alguna y quienes deben llevar la delantera son justamente los partidos, movimientos y cohaliciones políticas.

¡Debemos ser intolerantes con la intolerancia! Por ser un sustento básico para toda democracia.

Tercero, es preciso también analizar este fenómeno en el contexto de la violencia que se anida en la sociedad y que se expresa también en otras manifestaciones como la agresión a los inmigrantes, la que se da también en los estadios y muy especialmente al interior de la familia.

Sin duda alguna que muchas veces son manifestaciones que resultan de  experimentar la impotencia frente a la dura vida que les tocó vivir, como expresión de la gran desigualdad existente en nuestro país, donde el 1% de la población tiene más del 30% de la riqueza.

Sin duda alguna es la realidad de fondo que debemos como sociedad abordar. Pero si bien esto puede explicar el fenómeno, en ningún caso lo justifica.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas