La óptica popular

Hace poco más de seis meses, inauguramos la primera Farmacia popular.  Hoy ya son más de 50 las comunas que siguiendo nuestro ejemplo, han decidido poner coto al abuso y aportar a la superación  de la desigualdad.  Pocos dudan hoy de lo acertado de nuestra propuesta y aunque ha sido la medida más impactante de nuestra  gestión, no es un hecho aislado como muchos piensan.

Tampoco una serendipia, como se denominan los hallazgos no buscados en las investigaciones científicas.  La Farmacia Popular Ricardo Silva Soto, de Recoleta, es resultado de una gestión municipal centrada en la innovación, que ha sido capaz de instalar las necesidades de nuestros vecinos y vecinas en el centro del diseño de las políticas públicas comunales y ha puesto al ser humano en el corazón de nuestra gestión.

Entre los exponentes más significativos de esta forma de entender nuestro compromiso con Recoleta encontramos el Programa de Escuelas Abiertas, que como su nombre lo dice, mantiene nuestras escuelas y liceos a disposición de nuestros vecinos y vecinas, después de la jornada escolar, hasta las 22:00 hrs en días de semana y de 9:00 a 22:00 hrs los fines de semana, con el fin de satisfacer las necesidades de infraestructura que la comunidad y especialmente nuestros jóvenes y adultos mayores tienen, para el desarrollo de actividades que hasta el surgimiento de este programa no tenían lugar en nuestra sociedad.

Otro exponente de esta política, es el programa de Salud en Tu barrio, que ha llevado la atención primaria no invasiva hasta 29 Juntas de vecinos logrando que un número mayor al 50 % de nuestros adultos mayores hoy pueda recibir atención a menos de cuatro cuadras de su casa, evitando viajes de madrugada y largas esperas para optar a una hora medica.  Esto junto al incremento de un 300 % de horas médicas disponibles ha dejado casi en el olvido y solo como un mal recuerdo de las administraciones anteriores, nuestros consultorios congestionados y sin horas disponibles.

Podríamos mencionar otras, como la entrega gratuita, con todos los cursos necesarios de por medio, de las Licencias de Conducir a todos los estudiantes de nuestros 4°s Medios municipales o la pronta incorporación de dispensadores de preservativos para los mismos.  Ejemplos tenemos de sobra en todas y cada una de las áreas de gestión municipal.

Ahora vamos por más y volvemos a poner a disposición de todos los municipios de Chile la propuesta de una Óptica Popular que lleve lentes ópticos, de buena calidad y para cualquier tipo de enfermedad oftalmológica que los requiera, a precio justo, a todos y todas quienes los necesiten.

Cabe destacar que en nuestro país, al día de hoy, existen cerca de 900 ópticas y que solo 13 de las 346 comunas que existen, todas ellas de la Región Metropolitana, concentran más del 37% de la oferta, en un contexto en donde 213 comunas de las 345 existentes, simplemente no poseen ni una sola óptica que permita a sus habitantes resolver sus necesidades oftalmológicas.

Como si esto fuera poco, los valores que se cobran en las ópticas, en los casos más baratos pueden llegar a representar un 20% del salario mínimo a pesar de que su costo no excede el 4% del mismo.

Nuevamente nos encontramos con un mercado al que no le interesa cubrir toda la demanda existente y solo se instala en aquellos lugares en donde su rentabilidad esperada esté asegurada.  En este contexto, que duda puede caber de la responsabilidad y el rol que cabe al Estado y muy particularmente a las municipalidades en el aseguramiento de algunos derechos sociales, tanto tradicionales como emergentes para asegurar una calidad de vida digna a nuestro pueblo.

Nuestra propuesta es simple y clara, tendremos en Recoleta lentes a precio justo para todas y todos nuestros vecinos, transformando a este Estado en un aparato cuyo foco este puesto en la búsqueda de respuestas concretas a las necesidades de nuestro pueblo, combatiendo el abuso, disminuyendo la desigualdad y buscando honesta y transparentemente el bien común con el que tantos se llenan la boca, buscando en definitiva, la vida buena para quienes trabajan incansablemente para hacer grande a nuestro país y son capaces incluso, de entregar la vida, cuando la patria lo requiere.

El que quiera ver, que vea.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas