Evasión de Transantiago, ¿problema sin solución?

La evasión promedio de Transantiago (actualmente Red) en los últimos 5 años ha sido de 27,8%, con un máximo de 34,6% alcanzado el cuarto trimestre de 2016.

Si consideramos las estadísticas del Gobierno actual, el promedio asciende a 26,9%, con un máximo de 32,7% anotado en el último trimestre de 2019 (fuente MTT).

En los últimos cinco años, excepto en trimestres específicos, la evasión ha fluctuado entre 25% y 30%, muy por sobre las estadísticas internacionales. En particular, a partir del estudio de Tirachini y Quiroz (2016), se determinó que la evasión en Europa o Australia era inferior a 10%, mientras que en Bogotá era de 10-15%. 

¿Qué problemas genera la evasión? De partida hay un tema de justicia: hay personas que tienen un mismo nivel de ingresos, y unas pagan y otras no.

Adicionalmente, cuando bajan los ingresos de los operadores, el Estado tiene que aumentar la subvención, que la pagamos todos nosotros (a través de nuestros impuestos), amenazando la sustentabilidad del sistema. 

¿El problema tiene solución? La respuesta categórica es sí. Actualmente, la discusión está en torno a la evasión del último trimestre, pero pienso que el fondo debiera estar en el diseño del sistema. Se debiera buscar como objetivo un nivel de evasión de alrededor de 10% - 15%. 

Respecto a la solución, en primer lugar, y lo más obvio, es establecer contratos que permitan llegar a los niveles de evasión de países referentes, generando los incentivos adecuados.

Actualmente, los operadores no hacen grandes esfuerzos para reducir la evasión, toda vez que tienen un mínimo de ingresos garantizado. Adicionalmente, el sistema tiene una baja fiscalización, que se realiza en forma manual, siendo muy inferior a ciudades europeas. Mi opinión es que se debiera avanzar en la implementación de tecnologías existentes, por ejemplo, de detección facial, que permitan la identificación automática de evasores. 

Otro punto importante es la tecnología de la tarjeta BIP, que está obsoleta. Con el estallido social se han vandalizado los puntos de recarga, lo que evidentemente explica en parte el aumento de la evasión.

Lo lógico sería disponer de tecnología de punta, que permitiera realizar recargas por Internet en cualquier tipo de teléfono celular.

Un tema que no ha sido abordado es la evasión de personas que definitivamente no pueden pagar, por sus bajos niveles de ingresos. Creo que en esos casos se debiera pensar en alguna forma de subsidio. 

Finalmente, un tema que me parece interesante analizar es si el Estado pudiera mejorar el desempeño de servicios de transporte.

En lo personal tengo dudas respecto a esa hipótesis, pero creo razonable analizar, a través de un proyecto piloto, el que una empresa (por ejemplo Metro) pudiera operar algún servicio de buses. Los resultados podrían orientar de mejor forma las políticas públicas.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas