Juan Manuel Sepúlveda Malbrán

Juan Manuel Sepúlveda Malbrán
Juan Manuel Sepúlveda Malbrán
Leer columnas
Humanista cristiano y sindicalista por vocación. Durante la dictadura, fundó, junto a otros dirigentes sindicales, la Coordinadora Nacional Sindical (CNS), con  la tarea de reorganizar al movimiento sindical. También contribuyó a fundar la Comisión de Defensa de los Derechos Juveniles (CODEJU) y fue miembro de la Comisión Episcopal Justicia y Paz.

La dictadura lo relegó en dos oportunidades al altiplano chileno. Quedó desempleado. Fue encarcelado y condenado. Estuvo detenido y fue torturado en “Villa Grimaldi”. Perdió a uno de sus hermanos, asesinado por la dictadura y sus padres sufrieron el exilio forzoso para salvar sus vidas. Aún así logró sobrevivir junto a mi familia.

Así llegaron a Bélgica, país que los acogió y les dio protección. Durante los años de exilio, tuvo la oportunidad de realizar estudios en Ciencias del Trabajo en la Universidad Católica de Louvain-la-Neuve y diversos cursos de formación y capacitación en relaciones laborales. Allí también se expresó la solidaridad del movimiento sindical internacional,  fue la Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), hoy Confederación Sindical Internacional, (CSI), que le dio la oportunidad de continuar contribuyendo, desde el exilio, con la resistencia de los trabajadores en Chile. Un poco más tarde fue director de la oficina para América Latina.

Junto con el arribo de la alegría a nuestro país, llegó la oportunidad de trabajar para la Organización Internacional del Trabajo, OIT, y durante veinte años lo hizo como su especialista principal para las actividades con los trabajadores. Entregando asistencia técnica a los sindicatos de diversos países de América. También, en dos periodos fue elegido presidente del sindicato de funcionarios internacionales y locales.

En la OIT tuvo la oportunidad de estudiar, encabezar investigaciones, leer mucho, conocer distintas realidades de nuestra América y de otros continentes, acumuló experiencia. Publicó estudios, artículos y ponencias, que fueron distribuidas por la OIT en universidades, ministerios del trabajo, institutos de estudios y sindicatos de diversos países. Algunas de las publicaciones han sido traducidas al inglés y francés.

Regresaron definitivamente a fines de 2009.  Ha comenzado a colaborar con los sindicatos y retomó el trabajo político-partidario en el PDC, encabezando la Comisión Ejecutiva de la Comunidad Demócratacristiana Progresista.

También inició un emprendimiento con jóvenes científicos chilenos en el ámbito de la biotecnología, un nuevo desafío, ahora contribuyendo con la ciencia. Hace poco fue reelegido presidente del directorio de PHAGE TECHNOLOGIES S.A., pide visitar la página www.pht.cl. Regresó también para continuar apoyando a su club de fútbol de siempre el PALESTINO.
Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas