¿Qué tipo de lector eres?

Cuando estas frente a un libro, ¿cuál es tu primera impresión? ¿Qué pasa por tu cabeza? ¿Te complica pensar en que tienes que entender todo el contenido que tienes en tus manos?

Fundación La Fuente revela que el 52, 8 % de los encuestados no es lector. De este porcentaje el 7,1% no lee casi nunca y el 45,7% no lee nunca. Por otra parte, un 47,2% afirma que es lector frecuente u ocasional, porcentaje que descompone en 21,1% ocasionales y 26% frecuentes.

De estas cifras podemos interpretar que de un 100% hay mayor cantidad de personas lejanas a la lectura, que cercanas a ellas. Es por esa razón que escribo este artículo, es un modo de buscar más fans de los libros.

Sería fantástico ponerme en los zapatos de estudiantes universitarios o escolares, que casi leen para las pruebas o, ¿porqué no? pensar en lo que leen los feriantes, las personas que trabajan en oficinas, las personas que atienden negocios. Todos vivimos en diferentes contextos, pero podemos tener algo en común, la lectura de un libro.

En una película que se llama Bolaño cercano,  que dura 40 minutos aproximados, Bolaño, a quien lo definían como un lector que escribe, contaba que un amigo leía cuando se bañaba en la ducha. Lo penoso cuenta el escritor, es que lo hacía con sus libros. ¿Te imaginas ser tan adicto a la lectura que necesites leer incluso cuando te bañas? Yo no me siento libre de caer en algo así.

Les pregunté a algunos de mis amigos al respecto y uno de ellos dijo ser lector de trayecto, de filas, lector de espera. Típico que si esperamos a alguien, sobre todo a quien viene a la hora del chileno, debemos  hacernos la idea de esperar entre diez minutos hasta media hora, incluso más tiempo.Un libro  es perfecto para ello. Hay otras distracciones como Whats App u otras tecnologías, sin embargo un libro siempre estará ahí, dispuesto a que lo abras cuando quieras y que lo cierres de manera libre, sin cuestionamientos ni preguntas.

Esta vez mencionaremos tipos de lectores, aunque no se trata de que usted se sienta identificado, se trata de hacer una mezcla entre lo serio y lo entretenido de leer. En lo personal si un tema me gusta, busco profundizar en el, indago, a eso le llaman lector mono genérico. Por otra parte puede existir el lector del alba, quien es quien lee antes de comenzar cualquier cosa. Me encanta esta definición.

Hay personas que hacen lecturas paralelas, leen 3 libros al mismo tiempo, solo que en distintos contextos, uno en la casa, otro en el bus o metro y otro en el trabajo. Lo primordial y el sentido de este artículo es que los libros son escritos para todos y todas. Da lo mismo si entiendes la obra completa, da igual si comprendes lo que quiere decir el autor, el estilo, eso dejémoslo a los críticos de literatura.

Lo importante es que si quieres leer, lo hagas. No nos quejemos ni comparemos con otras sociedades desarrolladas si no somos capaces de comenzar a leer, no esperemos que nuestra sociedad cambie, si no nos atrevemos a apagar el televisor, dejar la internet y disfrutar del silencio y de lo que nuestra cabeza piensa cuando estamos leyendo.

Lo que me importa es llegar a las personas que creen que los libros fueron hechos para personas inteligentes. Me importa desmitificar esta percepción que hasta puede ser un prejuicio. No somos intelectuales, no somos consumistas de cultura, aunque quizás si somos curiosos y ahí es donde quiero quedarme y fomentar la inquietud. La invitación es a leer y a hacerlo sin prejuicios, quizás terminemos como el amigo de Bolaño leyendo bajo la ducha. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas