Felicidad en el trabajo

Al parecer los temas laborales serán un factor constante en las discusiones durante este año. Y es que este sector, ha dado claras señales de  que se  requiere un cambio que beneficie de modo directo a  los/as trabajadores/as.

Cuando un tema comienza a generar tanto ruido es porque hay algo que no va bien y necesita ser reformado, y más aún, cuando estas alertas provienen de un sector tan importante como lo es el laboral, pues si un país quiere crecer, debe hacerlo de la mano de su gente.

Pero hay algo que me preocupa y me tiene desilusionado. El pasado 1º de mayo, primó la discordia y no el diálogo. No niego los avances que mencionó la Presidenta en estas materias, pero el problema principal, radica en la poca disposición que se tiene para discutir los temas que aquejan al sector.

Durante la conmemoración del Día de los Trabajadores, no se generaron espacios de diálogo ni de reflexión, por el contrario, cada grupo, empresarios, trabajadores, políticos, etc., manifestó sus opiniones desde sus trincheras y se enviaron mensajes a través de los medios, una mala práctica que al parecer cada vez es más replicable.

Si queremos responder de buen modo a los desafíos y a los cambios que presenta el mundo del trabajo, debemos tener otra disposición ante el diálogo y debemos estar atentos  a las modificaciones que están afectando al sector.

Sin dejar de lado las problemáticas históricas, creo que hoy la discusión presenta nuevos asuntos, ya que los requerimientos actuales, vienen de la mano de la nueva generación que ocupa los puestos de trabajo, una generación que se caracteriza por no aceptar normas estrictas y que prioriza las libertades por sobre otras cosas.

Estas nuevas mentalidades han instaurado nuevos modelos de trabajo, en donde se destaca que este no debe ser un castigo, sobre todo, por la cantidad de horas que le dedicamos.

Si analizamos las últimas iniciativas de carácter laboral que se han dado a conocer en nuestro país - jornada a 40 horas,  aumento de vacaciones a 20 días, 5% extra de cotización -   nos encontramos con la similitud de que todas buscan contribuir en la felicidad de los/as trabajadores/as, pues al parecer, este es un factor que ha llegado para quedarse en las diferentes organizaciones.

Incluso, muchas organizaciones hoy cuentan con Gerencias de la Felicidad, esto, con el propósito de implementar modelos que aumenten los buenos estados de ánimo en nuestros empleos, situación que contribuye de modo directo en el aumento de productividad de nuestros trabajadores.

Seguramente cuando usted era pequeño prefería ir a la casa de su abuela simpática, esa con la que nos sentíamos en confianza. Y en nuestros años de estudios, secundarios y superiores, seguramente evitábamos  asistir a las clases con profesores tercos, cuadrados y con mal humor.

Lo mismo ocurre hoy con los lugares de trabajo, las personas están privilegiando otros factores y esto, lamentablemente es resultado de que las cabezas de los equipos no estaban haciendo las cosas bien, pues un estudio lo indica “las personas no renuncian a las empresas, renuncian a los malos jefes”.

Hoy podemos hacer muchas modificaciones legales en materias laborales, pero creo que la más importante, radica en cambiar la mentalidad de quienes están al mando de las personas, pues les aseguro que el prototipo del “profe pesado” ya pasó de moda.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas