Medición de pobreza, más moderna y transparente

El consenso generado en torno a la necesidad de actualizar la metodología de pobreza aplicada en Chile, llevó a que múltiples actores participaran en el proceso de elaboración, revisión y evaluación de propuestas de cambio de la forma en que veníamos midiendo la pobreza en Chile.

La medición de pobreza a través de la Encuesta de Caracterización Económica (CASEN) 2015 cristaliza ese proceso, reflejando un instrumental moderno, preciso, transparente y adecuado a la realidad actual del país, dotado de una amplia legitimidad, por la convergencia de esfuerzos institucionales y la transversalidad de los equipos que colaboraron en su construcción.

En enero de 2014 la Comisión para la Medición de la Pobreza, convocada por la administración anterior, planteó un conjunto de propuestas de actualización de la metodología de medición de pobreza por ingresos, así como la incorporación de un enfoque de medición multidimensional.

Sus sugerencias fueron recibidas por el gobierno de la Presidenta Bachelet y analizadas en detalle durante 2014 por una Mesa Técnica Interinstitucional, conformada por el Ministerio de Desarrollo Social (MDS) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), con el apoyo técnico de Comisión Económica para América Latina (CEPAL). En el ámbito de la pobreza multidimensional, se contó además con la asesoría permanente de la Iniciativa para la Pobreza y el Desarrollo Humano de la Universidad de Oxford (OPHI, por su sigla en inglés).

El proceso de evaluación de las propuestas, consideró además comentarios de instituciones públicas relacionadas a los ámbitos de medición y el acompañamiento y retroalimentación permanente del Panel de Expertos Casen 2013, designado por la administración anterior y ratificado por el actual gobierno.

Como resultado de este proceso, en diciembre 2014 se dio a conocer la metodología de medición de pobreza multidimensional, basada en cuatro dimensiones del bienestar: Educación, Salud, Trabajo y Seguridad Social, y Vivienda. Adicionalmente, con la entrega de los resultados de Casen 2013, en enero de 2015, se informó el conjunto de modificaciones incorporadas en la forma de medir pobreza por ingresos, que sirvieron de base para el diagnóstico de la situación de la pobreza basada en Casen 2013 (y replicada para 2006, 2009 y 2011). Estos cambios fueron sintetizados en el documento “Nueva Metodología de Medición de la Pobreza por Ingresos y Multidimensional”, publicado en enero de 2015 en sitio el web del MDS.

La actualización de la medición de pobreza por ingresos significó cambios en la forma de calcular tanto la línea de pobreza, como de los ingresos de los hogares. Entre ellos, destacan.

Las líneas de pobreza consideran hábitos de consumo de estrato de referencia, esto es, el gasto del 20% de hogares de menores ingresos, que satisfacen requerimientos nutricionales mínimos de 2.000 calorías por día. Se excluyó el consumo de alcohol, tabaco y de bienes y servicios comprados por menos del 10% de los hogares.

Para determinar los hábitos de consumo, se utilizó la información recolectada por la última encuesta de presupuestos familiares 2011-2012 del INE, tal como propusiera la Comisión para la Medición de la Pobreza.

Se toman en cuenta las economías de escala en el consumo de los hogares, lo que significa que a medida que aumenta el número de integrantes de los hogares aumenta menos que proporcionalmente su gasto, lo que justifica contar con líneas de pobreza diferenciadas por tamaño de hogar.

No se diferencian costos de la canasta de necesidades básicas y las líneas de pobreza entre zonas urbanas y rurales.

Se actualiza el costo de la canasta de necesidad básicas, desde abril de 2012, considerando variación diferenciada de productos alimenticios y no alimenticios.

Alimentos, según variación mensual de precios en IPC de cada producto que compone la canasta básica de alimentos.

No Alimentos, según variación mensual de precios del IPC, descontando los cambios correspondientes a alimentos y bebidas no alcohólicas, restaurantes, cafés y establecimientos similares.

Se abandona la práctica de ajustar los ingresos reportados por los hogares según la información de ingresos y gastos de hogares del Sistema de Cuentas Nacionales, evitando introducir sesgos que afecten la magnitud y estructura de los ingresos recolectados por la encuesta Casen, lo que es consistente con los lineamientos seguidos por países de la OCDE.

En Casen 2015, CEPAL aplicó la metodología actualizada de medición de pobreza por ingresos, siguiendo las definiciones adoptadas para la medición 2013, y replicada para versiones anteriores de la encuesta (2006-2009-2011).

La metodología actualizada de medición de pobreza por ingresos se encuentra disponible desde enero de 2015 en la web institucional. Asimismo, mensualmente se han publicado reportes de la evolución del costo de la canasta básica de alimentos y de las líneas de pobreza, según tamaño de hogar.

Es necesario enfatizar que la metodología actualizada de medición de pobreza por ingresos a partir de Casen 2013 da cuenta de prácticas utilizadas a nivel mundial en medición de pobreza, del actual nivel de desarrollo del país y de los estándares más altos que nos imponemos como sociedad. Utilizar parámetros que no corresponden a nuestra realidad no es útil para la elaboración de políticas públicas, no interpretaría la vivencia concreta de las personas y –lo que es peor– podría dar una imagen más condescendiente del estado de la pobreza en el Chile de hoy.

En ese mismo sentido, la metodología de medición de pobreza multidimensional reconoce que la situación de pobreza por que atraviesan muchos hogares obedece a carencias que van más allá de la sola falta de ingresos.

Con Casen 2015 se amplía esta medición multidimensional a ámbitos habitualmente no considerados, pero que son clave para el bienestar de los hogares: “Entorno y Redes”. Estos fueron propuestos inicialmente por la Comisión para la Medición de la Pobreza, y analizados y profundizados por el Comité sobre Entorno y Redes. Gracias a la colaboración de la Mesa Técnica Interinstitucional MDS-INE, instituciones públicas vinculadas a estos ámbitos, la asesoría de OPHI y los comentarios del Panel de Expertos Casen 2015, Chile cuenta con una forma de medir pobreza multidimensional que da mejor cuenta del bienestar de las personas y sus hogares.

En síntesis, hoy con las metodologías de medición de pobreza vigentes, Chile se impone estándares más exigentes sobre un nivel de vida aceptable para los chilenos, lo que es consistente con un enfoque de derechos y le otorga a los nuevos instrumentos más precisión, transparencia y legitimidad tanto técnica como social. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas