Zona franca para Arica

Nuestra región convive  entre dos zonas francas turísticas, por el sur la “Zofri” de Iquique, a unos 300 kilómetros, y por el norte a 58 kilómetros  en la ciudad de Tacna, en Perú, la “Zofratacna”. Arica y Parinacota no cuentan con los mismos  beneficios que tienen sus vecinos, a pesar de tener como capital regional a una ciudad bifronteriza.

No podemos seguir siendo un lugar de paso hacia Perú o Bolivia. Menos cuando venimos desarrollando importantes trabajos de acercamiento y desarrollo conjunto con  toda la “macro zona norte” que involucra a las provincias de Jujuy, Salta y Tucumán de Argentina, además de Perú, Bolivia y la región de Tarapacá.

Necesitamos una Zona Franca Turística como ocurre en la mayoría de las ciudades limítrofes del mundo, donde en un territorio delimitado se goza de beneficios, o una regulación distinta de los impuestos. En Chile, nuestra frontera norte no está catalogada como tal.

Un proyecto impulsado por los gremios de turismo local  pretende que operadores de servicios turísticos como hoteles, hostales, restaurantes, agencias de viajes y arriendo de vehículos queden exentos del pago del IVA. Esto, sin duda, permitirá atraer nuevas inversiones que impulsen el turismo y aporten al desarrollo regional, generando una cadena productiva y posiblemente un círculo virtuoso de desarrollo.

La propuesta también apunta a que emprendedores de la zona tengan facilidades para acceder a créditos que financien iniciativas turísticas y que obtengan rebajas, por plazos determinados, en impuestos territoriales para bienes raíces destinados a la explotación de servicios turísticos.

Arica es la única ciudad del país con dos casinos, esto gracias a la vigencia de leyes especiales por ser zona extrema, lo que sin duda atrae visitantes. Estadísticas de la región señalan que  al año llegan 140 mil turistas extranjeros a Arica y Parinacota,  y casi 120 mil visitantes chilenos. A lo que se suman los más de 20 mil pasajeros que arriban en cruceros desde distintos países.

Una cifra que  podría aumentar si convertimos a este sector del país en zona franca, mejorando y aumentando así los actuales beneficios tributarios existentes por ser zona extrema.

Además, necesitamos impulsar la actividad de la Zona Franca Industrial  en la que estamos insertos. Permitiendo que más empresas o industrias manufactureras internen materias primas exentas de gravámenes aduaneros y del pago del IVA.

De la misma forma están libres de impuestos los servicios requeridos por los procesos industriales desarrollados como el transporte, la energía eléctrica y el agua entre otros. Arica y Parinacota cuenta con estos beneficios, aunque la administración de estas franquicias está en Iquique y no en nuestra región como correspondería.

Arica y Parinacota es una región nueva, apenas tiene diez años desde que se creó. Con toda seguridad un paso importante que ya muestra sus frutos. Gracias al Programa de Desarrollo de Zonas Extremas , hemos alcanzado grandes metas, y hoy la tarea  de los ariqueños y parinacotenses es lograr que el desarrollo que ha mostrado la región en estos 4 años no se detenga.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas