La juventud cambió

El pasado viernes fueron entregados los resultados de la Octava Encuesta Nacional de la Juventud, estudio que realiza INJUV cada tres años y el cual desarrolla un diagnóstico sobre los jóvenes en diferentes temáticas como: consumo de drogas, educación, trabajo, familia, salud sexual y reproductiva, participación política, entre otras.

Dejando de lado los detalles del lanzamiento de la encuesta, la contundente información que de ésta surge, invita a reflexionar sobre varios aspectos.

¿Qué tanto han cambiado los jóvenes en los últimos tres años?

¿Con qué se identifican?, ¿Cuáles son las discusiones valóricas que concitan su interés?

Podemos referirnos latamente a cada una de estas aristas e incluso buscar puntos de convergencia u oposición con antiguas juventudes, lo cierto es que los jóvenes de hoy son distintos a los del 2012.  

Una de las cifras que más se ha comentado o la que más ha generado repercusiones en la opinión pública, es la que señala que sólo el 26% de los jóvenes manifiesta identificarse con alguna posición política. El dato parece generar preocupación e incluso algunos ya avecinan una baja participación de la población joven en las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

Pero lo anterior no significa, bajo ningún punto de vista, que los jóvenes no tengan una opinión política o que no estén interesados en los temas país, si no muy el contrario. Al consultar, por ejemplo, por la interrupción del embarazo, más del 60% señaló estar de acuerdo con alguna de las 3 causales. A esto se suma que un 59% declaró estar a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.

Hoy la juventud abarca casi un cuarto de la población total (4.283.245) y a través de las distintas movilizaciones hemos visto cómo se han transformado en los protagonistas de los grandes cambios de nuestro país. Miles fueron los jóvenes que marcharon durante años exigiendo una educación gratuita y de calidad, sueño que ya es tangible para cientos de familias chilenas.

También observamos su interés por construir una nueva y mejor Constitución a través de su participación activa en el Proceso Constituyente (52,4% de total de consultas individuales fueron contestadas por la población joven).

Los jóvenes sí están debatiendo sobre temas país, sí hay una opinión que trasciende la mera conversación. Se saben actores relevantes en las grandes discusiones, capaces de visibilizar problemáticas y mantenerlas en la palestra; ahora, cómo hacer que ese interés se traduzca en un voto.

La Presidenta Michelle Bachelet dio un gran paso con la promulgación de la ley que introduce nuevamente la educación cívica en los recintos escolares, ya que no solamente debemos ser conscientes de nuestros derechos, sino también de nuestros deberes. Sobre todo, cuando es mucho lo que está en juego.

En lo próximo, son los actores políticos los llamados a seducir a esta masa crítica, desencantada y numerosa, tan numerosa que puede ser decidora al momento de definir un nuevo rumbo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas