¿Cómo tratamos a nuestros mayores?

Junio se transformó en el mes del Buen Trato a las Personas Mayores en nuestro país. La conmemoración, impulsada por el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) y en concordancia con las Naciones Unidas, busca visibilizar en la sociedad el maltrato y el abandono en la vejez para una real toma de conciencia, instalando el tema desde el punto de vista de su prevención y la promoción de los derechos de las personas mayores

Esta toma de conciencia, como mencionaba, no tan sólo se está impulsando en nuestro país, sino también a nivel mundial con diversas actividades que reflejan el buen trato hacia los mayores.

Como todos sabemos, el envejecimiento que vive el país hace latente la necesidad de impulsar políticas públicas que favorezcan la protección a este grupo etario, principalmente relacionadas con los derechos de las personas mayores. En este ámbito, un hecho significativo fue la promulgación de la Ley 21.013 por la Presidenta el 19 de mayo, la cual amplía la Ley de Violencia Intrafamiliar que tipifica el maltrato familiar de la persona mayor. En este caso se sanciona también a quienes maltraten a personas mayores que se encuentren en establecimientos de larga estadía o a los cuidadores en las casas de las personas mayores.       

¿Pero, cómo podemos maltratar a una persona mayor? Los tipos de maltrato hacia las personas mayores pueden ser físico, psicológico, negligencia, abandono, abuso patrimonial, abuso sexual y estructural o societario. Las situaciones que pueden ser consideradas como maltrato a las personas mayores van desde no considerar su opinión, tratarlos como niños o apropiarse de sus bienes, entre otras. De acuerdo a datos del SENAMA el tipo de maltrato sobre violencia intrafamiliar que es más frecuente es el abandono y el maltrato psicológico, pero se ha observado este último tiempo un aumento del abuso patrimonial. 

Una de las responsabilidades que tenemos como sociedad es valorar la vejez y darle a las personas mayores la importancia que se merecen. Al realizar un cambio en la visión de esta etapa del ciclo vital lograremos que las nuevas generaciones aporten a su buen trato.

Por otro lado, debemos promover en las personas mayores que son sujetos de derechos y que éstos no los pierden por el hecho de serlo, sino que, por el contrario, tienen todas las posibilidades para seguir contribuyendo a la sociedad en la medida en que caminemos para lograrlo.

Es posible que con la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, a la cual Chile se adscribió (se encuentra en su última etapa) se logre un cambio radical en la igualdad de todos los derechos humanos y de las libertades fundamentales de las personas mayores y así contribuir a la plena inclusión, integración y participación que merecen los  mayores de nuestro país. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas