¿Mano de obra sin derechos?

La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados escuchó las últimas audiencias de organizaciones con respecto al proyecto de ley del Gobierno de Sebastián Piñera, que “crea un Estatuto Laboral para jóvenes que se encuentren estudiando en la Educación Superior”. 

Dicho proyecto, presentado por primera vez en la primera administración del Presidente Piñera en 2013, pretende crear un nuevo contrato especial de trabajo que otorgue cobertura de seguridad social manifestándose en torno a la inserción laboral y precarización del trabajo que afecta a los jóvenes de nuestro país. 

Pero lejos de las buenas intenciones presentadas, este proyecto ha recibido múltiples quejas y resquemores por el mundo juvenil y sindical. Básicamente porque sus normas restringirían o eliminarían de plano derechos laborales de los/as trabajadores jóvenes, dejándolos aún con una mayor desprotección. 

A modo de ejemplo, si el trabajador/a tiene fuero (maternal o sindical) el empleador podrá despedirlo sin necesidad de solicitar su desafuero; se elimina el descanso dominical (incluso las normas especiales para quienes tienen jornada de lunes a domingo); se agrega una nueva forma de poner término al contrato de trabajo de pleno derecho, fuera de las causales de los artículos 159. 160 y 161 del Código del Trabajo, no reconociéndosele esa antigüedad, entre otros. 

Normas que contravienen los derechos ganados y que amenazan, de ser aprobado el proyecto tal cual está planteado, con que finalmente este nuevo instrumento afecte la estabilidad laboral de trabajadores/as adultos, debido a los abusos que los empleadores puedan llevar a cabo al sustituir a los trabajadores por jóvenes contratados bajo este estatuto especial, a menor costo.  

La responsabilidad será de los y las Diputados que prontamente votarán en la Comisión de Trabajo, como mandata la voluntad de la nación, quienes no deberán pasar por alto la negación de derechos laborales históricos que existe en el presente proyecto. 

Hoy más que nunca es necesario que el desafío en materias de juventud se entienda para una propuesta integral, de formación, incentivo, y consideración de los distintos tipos de jóvenes, no sólo los estudiantes, para la inclusión en el mundo del trabajo. 

Es tiempo de avanzar en garantías para las y los trabajadores jóvenes y no en una precarización que, de ser ley, será el peor retroceso en materia laboral en mucho tiempo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas