Ángeles y demonios

Los escándalos suceden unos tras otros, nada nos asombra, menos nos extraña, particularmente cuando se originan en la desprestigiada clase empresarial, la que está metida hasta el cuello con  la relación incestuosa de la política y el sucio vil dinero.  

Las malas prácticas se adhieren igual que aquellos demonios que no trepidan en nada, a fin de lograr a cualquier precio sus innobles  propósitos de acceder al  poder, utilizando todo tipo de  procedimientos abyectos para obtener sus deplorables objetivos

Las elecciones de la SOFOFA, se transformó en un nido de ratas, espiándose entre los ejecutivos al más puro estilo  de organismos que durante el régimen dictatorial, vigilaban a medio mundo, instalando sofisticados micrófonos ocultos, en oficinas y casas particulares, de opositores al régimen.

Solo recordar que en distintas ocasiones, en las reuniones efectuadas en Punta de Tralca, por el Comité Permanente Episcopal, se encontraron micrófonos puestos por los agentes de la represión, para conocer a priori lo que ahí se analizaba.

El Cardenal Raúl Silva Henríquez, sufrió permanentemente esta persecución odiosa. Fue  “escuchado” y vigilado por  los sapos de la temible dirección de inteligencia militar, durante el ejercicio de su cargo como autoridad espiritual y moral de la Iglesia católica.

Eduardo Frei Montalva, tenía  toda una red de espionaje en casa de los Klein, en Santo Domingo, lugar que el escogió para escribir o reunirse con sus amigos y camaradas, como líder indiscutido de la oposición al gobierno de facto.

Luis Becerra, su chofer por cerca de 20 años, permitió el libre acceso a su casa y oficina para la instalación de micrófonos y cámaras ocultas. La traición tiene rostro  despreciable. Duele el doble cuando esta innobleza es ejercida por empleados de  toda una vida.

Piñera-gate, fue otro caso de espionaje, Ricardo Claro su  archi-enemigo,  financista-tesorero, de los agentes “espías y torturadores” presentó una grabación en un programa de televisión de “Mega” las conversaciones de Sebastián, con  su compadre y amigo, empresario  Eduardo Díaz, con la finalidad de sacar a su contrincante Evelyn Matthei del camino presidencial.

Cabe señalar que la grabación  presentada,  fue efectuada por un experto en instalación de micrófonos, el capitán de Ejército, Fernando Diez, lo que significó que una vez más los empresarios poderosos de este país, utilizan sin descaro alguno, los métodos inimaginables para destruirse entre ellos mismos.

Carlos Massad, presidente del Banco Central, sufrió espionaje, en su oficina, desde su escritorio la secretaria privada, sacaba del computador toda la información privilegiada, para entregársela a inescrupulosos empresarios del mundo de las altas finanzas.

En consecuencia no nos asombra la denuncia efectuada por el presidente del gremio fabril, Herman von Mühlenbrock, previo a las elecciones de su gremio, donde, de antemano se conoce al ganador; estos personajes son expertos en clavarse puñales por la espalda, desprestigiando a toda una clase empresarial que meten en un mismo saco de podredumbre.

La derecha, la otra derecha representada por el senador Manuel José Ossandón, está horrorizada con estos retazos del pasado, critica la designación del presidente de la CPC Alfredo Moreno, máximo representante del banco Penta, donde sus dueños están presos, igual que Bernardo Matte, coludidos con el “precio del papel confort”. 

Señala, nada han aprendido, siguen igual o peor.

El contraespionaje empresarial de los grandes consorcios funciona aquí y en la quebrada del ají, nadie se escapa. Por esto es que hoy por hoy, ningún dirigente  gremial, está seguro de la privacidad de sus acciones. Saben que existe, un ojo, lente, o micrófono instalado, bajo sus propias narices,

 Qué pasa con los Ángeles, los  transparentes  y esforzados empresarios, nada absolutamente nada, simplemente se los comió el demonio.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas