Aborto, siempre es una dolorosa decisión

Soy mujer. Julio 9 de 1973. Tres meses de gestación, fuerte impacto emocional, contracciones, pérdida de líquido amniótico. Desenlace, aborto.

Ser mujer, sentir un diminuto ser humano gestándose en nuestro ser, vivencia maravillosa, que el hombre nunca podrá tener, ni comprender el dolor en el alma de una mujer que aborta.

Despenalizar el aborto en Chile se transformó en lucha de opuestos, sin comprender que es algo tan delicado como flor en capullo.

Creo que el aborto requiere una conversación femenina, entre mujeres.  No deberían opinar sacerdotes, que no saben lo que es el amor de pareja, relación sexual ni probabilidad de engendrar; tampoco hombres por su rol de legisladores, jueces, ministros, presidentes de la República, ministros de tribunales constitucionales.

La ley enjuicia y penaliza a la mujer que se practica un aborto - semejante a una lapidación, sin Jesús para protegerla - aunque el hombre aporta sus espermatozoides y, en muchos casos, rechaza responsabilidad y paternidad.

Un enfoque cultural muestra a los esquimales que dejaban en el hielo a bebés mujeres o a hijos que nacían débiles, por la difícil sobrevivencia en el Ártico.

Desde la mirada esotérica, los seres humanos escogen a su madre y padre desde el mundo espiritual. Reencarnamos. Si la madre decide abortar genera una relación kármica con aquel ser que la escogió. Es su responsabilidad cósmica.

La Constitución Política de Chile 1980, Art 19. Inciso 1° establece que las personas nacen libres e iguales en dignidad y derechos.

La ley protege al que está por nacer.

Y luego de haber nacido ¿lo ha protegido esa ley? ¿Quién representa esa ley?

¿Han protegido a su familia?

Cientos de miles de niños no han sido protegidos por la ley.  El Estado no ha respetado sus derechos y los de sus familias.

Algunos legisladores justifican con ese artículo, no despenalizar el aborto por tres causales. Proteger la vida del no nacido, pero hay que ser consecuente de aquí en adelante con el derecho de todos los niños a una vida digna, feliz, con su familia. No institucionalizado en SENAME. Duro karma, a veces, camino a la cárcel.

No es verdad que nacemos libres y con igualdad de derechos como lo establece la Constitución.

Dice en el Inciso 6°. Libertad de conciencia. La conciencia es el ámbito relacionado con las creencias y convicciones en torno a la filosofía o a la teología de la trascendencia y de forma más general en el sentido ético y moral de calificación bien-mal, lícito e ilícito.

Luego, el Estado no puede castigar por aborto, a la mujer que tiene distintas creencias culturales respecto a certeza de vida en un embrión.

Muchas veces la mujer toma la decisión de abortar por problemas socio- económicos, como perder su trabajo.

Debemos dejar la hipocresía y reconocer que la relación sexual se ha transformado  en satisfacción pasajera. Hay perversidad detrás de algunos muros religiosos, de violadores jóvenes y viejos, pedófilos que embarazan a niñitas de tierna edad. Hay programas televisivos y sitios de pornografía infantil, porque predomina lo sexual y se olvidó el amor y los niños provienen del amor.

Si una pequeña niña, adolescente o mujer adulta es violada - lo que implica un daño físico y espiritual, difícil de superar- y de esta violación surge la concepción de un ser humano, es cruel e injusto obligarla a continuar con un embarazo involuntario.

La mujer es libre de tomar la decisión de acuerdo con sus creencias religiosas, su mundo cultural.

El “acompañamiento” fundamentado.  El Estado esgrime falta de presupuesto para cumplir cabalmente los derechos de los niños, niñas y adolescentes de familias en situación de pobreza, plasmados en la Convención de los Derechos del Niño.

En cuanto al aborto por preservación de la vida de la madre e inviabilidad fetal es una difícil decisión personal, de mujer, de madre.  Si  tiene más hijos,  ella tiene el derecho a decidir la preservación de su vida si ésta peligra, o si el embrión es inviable.

Todos los casos de aborto son decisiones dolorosas para una mujer, no alegría, por lo que despenalizar el aborto, no significará que  aumenten, si se cumplen algunas condiciones.

Por ejemplo, la prevención de embarazo involuntario, en que el ministerio de Salud proporcione mensualmente a todas las mujeres que lo soliciten anticonceptivos y preservativos de calidad.

Además que el Colegio de Matronas extienda talleres de educación sexual para madres, padres, colegios, porque algunos adolescentes tienen relaciones sexuales a partir de los 12 años.

Finalmente el Estado debe dar a conocer la política pública de acompañamiento en etapa de embarazo hasta que la madre esté física, psicológica y económicamente en condiciones de enfrentar la vida para ella y su hijo.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas