Fórmula E, una ciudad dividida

Quedan solo días para el gran evento de Fórmula E y los chilenos tienen distintas visiones al respecto. Hay quienes se preparan con mucha expectación para presenciar el momento histórico que vivirá Chile y hay otros que se oponen tajantemente a la carrera mundial de autos eléctricos.

Por primera vez, las calles del corazón de Santiago se llenarán de velocidad, al más puro estilo de París, Nueva York y Marruecos. Chile será el anfitrión de una de las fechas de este circuito mundial de autos no contaminantes, lo que en definitiva marcará un antes y un después en la historia del deporte chileno.

Por lo mismo cabe hacerse la pregunta, ¿cómo un evento de calibre internacional tan mediático e importante no va a hacer sentir a los chilenos orgullosos?

Un circuito urbano de casi 2.5 kms., que se ha corrido en los países más importantes del mundo, no hace más que beneficiar al país, especialmente al turismo, pero además a la conciencia ambiental.

En Chile existen solo 132 autos eléctricos, según las cifras de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), por lo que eventos como éste potencian y promueven la utilización de combustibles limpios, lo que trae como consecuencia directa una concientización por el medio ambiente.

Es más, la Fórmula E es un campeonato oficial de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), que apunta al desarrollo del automovilismo ecológico y su propio fundador, Alejandro Agag, la ha descrito como “una revolución silenciosa”.

Pero eso no es lo único. Hemos sido testigos del gran auge que ha experimentado el turismo en Chile y los reconocimientos en el plano turístico, además de la oportunidad de ser anfitrión de múltiples encuentros, han expuesto aún más a nuestro país a la mirada internacional.

Por esto, este evento sigue la misma lógica: el día 3 de febrero los lugares más característicos del corazón de nuestra capital quedarán al descubierto frente a los ojos de todo el mundo.

Un gran momento que quedará en la historia, también implica algunos sacrificios. Si bien claramente será una actividad que genera algunas modificaciones en los recorridos de la ciudad y molestias a los vecinos, también será un potente imán para los turistas y la inversión en el país, por lo que el llamado es a la empatía, pero por sobre todo a mostrar cultura y buena educación para una respetuosa convivencia ciudadana.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas