Cuidemos nuestros destinos turísticos

El turismo cobra cada día una mayor importancia como elemento diversificador de la matriz productiva. Sin embargo y debido a una incorrecta planificación, nuestros destinos y sus comunidades pueden llegar a sufrir efectos negativos no deseados inicialmente.

Uno de los ejemplos emblemáticos a nivel mundial lo encontramos en Venecia, que con sus más de 30 millones de turistas anuales ha llegado al extremo de colocar vallas para así configurar un escenario de control de turistas bajo el apelativo de segregación; palabra que no debiese estar presente bajo ningún aspecto en nuestro sector, más aún considerando que viajar es un derecho humano.

¿Cuál es la razón principal por la cual Venecia ha llegado a este punto? Respuestas y argumentos son variados, sin embargo, destacan elementos como la Gentrificación, el auge de aerolíneas Low Cost, un aumento en la llegada de excursionistas provenientes de cruceros y una escasa diversificación de experiencias.

Chile de acuerdo a cifras entregadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en 2014, indica que el Turismo en nuestro país contribuye en un 3,2% al PIB, lejos del 6% de Italia y del 10,9% de España, quien lidera este ranking.

Es entonces de suma importancia la correcta planificación de nuestros destinos turísticos, más aun considerando que la principal razón por la cual nuestros visitantes destacan a Chile es por su naturaleza y diversidad de paisajes.

Debemos cuidar entonces de nuestros destinos y de las comunidades locales que nos acogen. Investigar lo máximo posible previo a un viaje sobre el lugar al cual nos dirigimos, su historia y las costumbres de sus habitantes. Reducir el consumo de energía y agua, minimizando nuestra huella ya sea en áreas silvestres protegidas como en sectores urbanos. Pagar un precio justo por los recuerdos que deseamos adquirir, considerando que las artesanías son un símbolo del trabajo dedicado de personas que abrazan nuestro sector.

Los municipios deben trabajar en Planes de Desarrollo Turístico que consideren en primer lugar las comunidades locales y la mejora en su calidad de vida gracias a la actividad turística y no pensar en que un alza en las cifras de visitas serán el sinónimo del éxito.

Debemos pensar en el futuro de los destinos turísticos de nuestro país con el foco en la conservación de nuestro patrimonio natural y cultural y eso, es tarea de todos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas