Jubilazos que indignan y la nueva propuesta

A un año de la masiva marcha ciudadana contra las AFP - donde miles denunciamos las pensiones de hambre percibidas tras la privatización del sistema -, hace pocos días supimos de una nueva máquina para defraudar[1].

Como si no fuera suficiente con los escandalosos casos que hemos conocido tras los episodios del Milico Gate o del millonario desfalco en Carabineros, ad portas de la propuesta presidencial sobre pensiones, el programa Informe Especial, de TVN, destapó los altos pagos realizados a ex miembros de las Fuerzas Armadas por la Caja de Previsión de la Defensa Nacional, Capredena, y de la Dirección de Previsión de Carabineros, Dipreca, por el concepto de pensiones por inutilidad en segunda clase. Entre los beneficiados se encuentran al menos cuatro reclusos de Punta Peuco, todos condenados por crímenes de lesa humanidad y hoy trabajadores activos del sistema privado que perciben pagos mensuales además de la mentada “pensión de inutilidad”.

Y aunque situaciones como estas solo ocurren en el Chile inverosímil donde los ex cómplices del dictador han sido senadores de la República o el dueño del periódico que concentra más del 60% de los impresos y la mayor cantidad de publicidad estatal, fue el mismo que fraguó el golpe de Estado junto a Henry Kissinger a inicios de los 70’, pareciera ser que este “dato” estaba guardado en el más absoluto secreto.

Para muestra de la inequidad un botón, mientras algunos condenados por violaciones a los Derechos Humanos, obtienen millonarios beneficios por una supuesta “inutilidad”, un 94 por ciento de las mujeres jubiladas en Chile en modalidad de Vejez Edad Retiro Programado (pensiones pagadas por las AFP) reciben una pensión menor a $154.304, según cifras de la Fundación SOL.

Más que nunca cobraron sentido las exigencias de una ciudadanía cada vez más activa que demanda participación, transparencia y justicia; en el Chile de hoy, ese que ostenta las pensiones más bajas de los países de la OCDE y permite que incluso el hijo del dictador reciba una pensión millonaria pagada con recursos de todos.

En el actual escenario político, el anuncio que hiciera ayer la Presidenta Michelle Bachelet sobre la reformulación del actual sistema de pensiones, si bien no resuelve el problema estructural de las pensiones en Chile, sí abre el tránsito hacia un sistema de recaudación mixto donde al fin el empleador se hará responsable de aportar un porcentaje del 5 por ciento de la cotización, destinando el 3 por ciento a la cuenta personal y el otro dos a un fondo de ahorro colectivo.

Lo interesante de aquello es que se disputa el sentido de la privatización del derecho a pensión digna, no solo por el aumento de las cotizaciones individuales - estableciendo y asegurando mecanismos de solidaridad y ahorro colectivo - sino fundamentalmente porque serán administradas por una nueva institución pública, sin fines de lucro y de carácter constitucional, que no tendrá las altas comisiones establecidas por la industria.

En ese contexto, es lamentable que la medida no se promueva desde una perspectiva de género: no es aceptable que - más allá del aumento en las pensiones de las mujeres - el Bono Mujer sea una especie de incentivo para postergar la edad de jubilación de éstas, ni que la nueva ley obvie las altas diferencias de sueldos entre mujeres y hombres.

Esperamos que esta medida sea solamente el primer paso para acabar con el actual e injusto sistema de pensiones que por años ha pagado bajas pensiones, lucrado con el dinero de nuestra gente, y permitido que las Fuerzas Armadas y de Orden hayan malgastado recursos públicos que hoy son inmensamente necesarios para llevar a cabo las reformas que este país necesita, como la gratuidad en educación, por ejemplo.

En ese sentido, es importante destacar que la reforma promete revisar el sistema de comisiones médicas de los militares y establece como incompatible el que un ex militar pensionado pueda ser re contratado por el Estado.

Es claro que estas medidas anunciadas por la Presidenta han de ser el inicio de un largo tránsito hacia la garantía efectiva del derecho a la pensión digna para los hombres y mujeres de este país. Sin vuelta atrás. 

(1)Título del último libro de investigación periodística de María Olivia Monckeberg acerca de los dineros y la política.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas