El deber ser político

Cada día que pasa aparecen nuevos detractores de la política y de los políticos en particular. Pero curiosamente aparecen también nuevos personeros que abren la esperanza renovadora de nuestros dirigentes que entienden la política en el viejo concepto del Deber Ser para quienes la ejercen.

Sacrificio personal en favor del pueblo chileno.

Desprendimiento en favor del “otro” en el sentido cristiano del  “próximo”.

Gratuidad para valorar el trabajo de cualquier naturaleza.

Seriedad,  estudio y responsabilidad siempre.

Honradez a toda prueba, no solo para no robar, sino para aumentar el patrimonio a su cargo.

¿Existe ese perfil político chileno?  Sí. Categóricamente sí. Es mas, es un número más alto de lo que se cree, hasta constatar que si fuéramos estrictos en las cifras nos sorprendería.

Mientras escribo estas líneas se acercan viejos amigos que sonríen por mi ingenuidad o mi error garrafal, porque la voz mayoritaria del pueblo es una culpabilidad cruel, dura, con miles de ejemplos en contrario.

Acepto el desafío. 54 años de parlamentario con la cercanía de concejales y alcaldes que los ví trabajar sin robar ni cometer delitos. ¡Es que son muchos los que han delinquido! ¿Y cuantos han permanecido probos frente al dinero que es una tentación tremenda? Eso debe mesurarse con precisión.

“No puedo aceptar su argumento” me dijo otro viejo amigo del colegio, “porque usted es incumbente”. ¡Por eso mismo sé de qué hablo! “Además usted hablara de su partido”. No hablo solo de la DC que la defiendo porque la conozco en su vieja y nueva generación con las debidas excepciones que justifican la regla.

¿Alguien ha mencionado alguna vez un viejo dirigente nacional radical que vivió meses en un hospital público porque no tenía dinero para pagar una clínica habiendo sido Vicepresidente de la Republica? ¿Alguien conoció la austeridad de los comunistas y socialistas y cientos de hombres y mujeres de izquierda?

Mi vida política ha sido claramente anti derechista  y mi familia, con la excepción de mi hermana y yo, fueron conservadores por 4 generaciones, y nadie fue enriquecido por la política. Tal vez es una buena mezcla los conservadores con los chascones.

Lo que he señalado no excusa  que se deba sancionar a quienes han delinquido en forma individual porque también el cristianismo es claro: la sanción está directamente relacionada con el tamaño de la tentación.

Entiendo lo difícil que es tomar con perspectiva un tema que tiene un sesgo de culpabilidad y aspiraciones.

Sólo planteo que la culpa sea individual y no grupal, sobre todo hoy que se debe valorar la presencia de nuevas directivas en la mayoría de los partidos. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas