Medicamentos de alto costo y patentes farmacéuticas ¿la salud primero?

Que en Chile hay dobles discursos, no sorprende. Pero cuando estos afectan la salud y dignidad de las personas, indigna. En el país, el acceso a la salud y a la vida, se ve afectado por el alto costo de los medicamentos. Las encuestas revelan que la salud es la mayor preocupación de los chilenos, y como no, si una enfermedad de alto costo puede dejar en la ruina a familias completas.

No se sabe con certeza cuántos pacientes con Hepatitis C hay en Chile, pero según estudios reconocidos, a lo menos son 35 mil personas, la mayoría aún en la fase asintomática, pero con graves consecuencias a futuro. La salud de la mitad de ellos dependerá de realizar un tratamiento que incluye el medicamento sofosbuvir.

Este tratamiento en farmacias puede costar $40.000.000 aproximadamente, en circunstancias que el genérico tiene un valor de $300.000 en el extranjero. Dado que hay monopolios legales producto de las patentes farmacéuticas, esos genéricos no pueden ser importados  a Chile por la autoridad de Salud. 

Asimismo, para el cáncer de próstata resistente a la castración, y que se trata con enzutalmida, los precios de este medicamento son igualmente “catastróficos”.

Dado que el propio sistema de patentes, nacional e internacional, con el objetivo de hacer prevalecer el interés público en casos como el descrito, permite que la autoridad otorgue las llamadas licencias no voluntarias, respecto de las patentes que impiden el ingreso de genéricos.

Por tal razón, pacientes con Cáncer de Próstata y Hepatitis C, apoyados por organizaciones de la sociedad civil - liderados por Corporación Innovarte y Fundación Renacer -, el Colegio  de Químicos Farmacéuticos y Bioquímicos de Chile (AG), junto a los parlamentarios Giorgio Jackson, Miguel Alvarado, Karka Rubilar, Gabriel Boric y Eugenio Tuma, entre otros, solicitaron formalmente en marzo de este año a la ministra de Salud, Carmen Castillo, que declare que el problema de salud pública de la Hepatitis C y Cáncer de Próstata justifica el otorgamiento de una licencia no voluntaria respecto de las patentes que afectan a los tratamientos que incluyen los medicamentos enzutalmida y sofosbuvir.

En Chile, el valor del tratamiento para la Hepatitis C (con sofosbuvir) para el ministerio de Salud  bordea los $7.000.000 por paciente. En ese contexto, para tratar a por lo menos los 5.000 pacientes conocidos que más lo necesitan, el Ministerio debería pagar cerca de $32.500.000.000. Sin embargo, si obtiene la licencia obligatoria, podría ahorrar más de $31.000.000.000, recursos que podrían destinarse para el tratamiento de otras enfermedades.

Por ello no sorprende que países de ingresos medios como Malasia, hayan otorgado recientemente una licencia obligatoria respecto de las patentes que afectan ese tratamiento, y con ello poder otorgarlo a todos los que lo necesitan.

Ha pasado casi un año desde que la Cámara de Diputados acordó requerir al ministerio de Salud incorporar proactivamente el uso de las licencias obligatorias en las compras de medicamentos de alto costo, y más de seis meses desde que se solicitó que se declarase, de conformidad con la ley, que existe una justificación de salud pública para el otorgamiento de la licencia obligatoria  a  los medicamentos de la Hepatitis C y del Cáncer de Próstata.  Lamentablemente aún seguimos sin respuesta.

¿Cuántos pacientes más tienen que morir? Y eso que en Chile la salud está primero.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas