Felipe Izquierdo y David Choquehuanca

En el programa “A Todos nos Pasa lo Mismo” de Radio Duna, el humorista Felipe Izquierdo Correa dedicó largos momentos a burlarse del canciller boliviano David Choquehuanca por su llamativa visita a Chile, basándose el comunicador principalmente en el aspecto físico, nacionalidad y  apellido del ministro del vecino país (si a eso sumamos que dicha autoridad es de un partido de izquierda tenemos el cóctel perfecto para un humorista de derecha). Ha habido una serie de reclamos en redes sociales pero es muy probable que no suceda nada.

Vamos hacia atrás para entender. Cuando Chile invadió las provincias de Antofagasta y Tarapacá (que pertenecían a Bolivia y Perú respectivamente), el gobierno implementó una serie de medidas destinadas a chilenizar la zona. Esto incluyó la expulsión de muchos de sus habitantes y también una campaña educativa que se prolongó por décadas.

Se enseñó que las costumbres de peruanos y bolivianos (o sea, las costumbres quechua y aymara) eran cosa de “indios” y que no pertenecían a nuestra cultura blanca, española y occidental. Se rebautizaron calles y se olvidaron las fechas de celebración de cada ciudad. Los días oficiales de Antofagasta, Calama y Arica no son los de su fundación sino de cuando fueron invadidas por el ejército chileno. La efeméride principal de Iquique es el 21 de mayo.

Esto ha seguido por años hasta convertirse en “sentido común” para nosotros.Nuestros familiares, profesores, amigos y comunicadores sociales han repetido el chiste de burlarnos de Bolivia por no tener mar, por su aspecto no europeo (como si nosotros fuéramos el epítome de la raza nórdica), por su subdesarrollo relativo y por sus tradiciones.

El humorista en cuestión seguramente no creía estar haciendo nada malo, pues solo ha repetido algo que se nos ha inculcado desde hace más de un siglo. Quizá lea un comunicado pidiendo disculpas y una vez apagado el micrófono seguirá riéndose con sus amigos de ese pobre país que es Bolivia con sus autoridades exóticas.

En Estados Unidos varios comunicadores han visto destruidas sus carreras porque han emitido opiniones o, incluso, han dicho alguna palabra de contenido racista (Demetrios Synodinos y Don Imus en CBS, Howard Cosell en Monday Night Football, Rush Limbaugh en ESPN).

En Europa está prohibido por ley emitir comentarios racistas, exhibir símbolos nazis o incluso dudar o relativizar el Holocausto. Y yendo más cerca, en Bolivia la ley Nº 045 castiga con multas a emisoras y locutores que comenten o difundan expresiones racistas y/o xenófobas. En Chile la Ley Zamudio empieza a dar tímidamente sus primeros pasos, pero muchos (como Izquierdo) aún no ven como algo condenable el denigrar públicamente a una persona por motivos de raza o nacionalidad, sobre todo si es boliviano.

En Chile nunca se ha tomado en serio este problema, pero esperemos que a partir de hechos como el que nos ocupa vayamos dando vuelta las ruedas de la historia y veamos a nuestros vecinos como lo que precisamente son, hermanos e incluso potenciales socios y colaboradores, y no un objeto de burla y agresión.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas