Promociones y descuentos sin garantías

Como hemos comentado antes, las cirugías plásticas o tratamientos de belleza - tanto invasivos como no invasivos - han aumentado en los últimos años. Al mismo tiempo, se ha visto un alza en las “promociones” o paquetes con descuentos increíbles publicitados a través de redes sociales para conseguir una nueva figura por un precio módico. Sin embargo, la realidad es muy diferente.

Las personas deben tener en cuenta que no existe una pócima mágica para cambiar su cuerpo. Sí hay técnicas médicas que pueden ayudar, las que deben ser realizadas por especialistas adecuadamente capacitados, ya que cada caso es distinto y requiere de una adecuada evaluación previa. A esto se suman los cuidados posteriores específicos que se requieren para lograr un buen resultado y disminuir la posibilidad de complicaciones.

Por otra parte, existen promociones que ofrecen precios especiales por cirugías grupales. Quien opera, arrienda un pabellón y opera varios pacientes en un período de tiempo previamente determinado para cada una. Dado que debe cumplir con tiempos y gastos determinados para este propósito, muchas veces los pacientes son operados sin las condiciones adecuadas para cada cirugía, a lo que se suma el hecho de que los controles postoperatorios no son realizados por quien operó al paciente. Ya han sido varios los engañados por querer ahorrar. El problema es que los afectados pueden perder mucho más que dinero.

Como Sociedad Chilena de Cirugía Plástica nos preocupa la seguridad de nuestros pacientes. Ellos merecen tener una adecuada información y evaluación previo a cualquier procedimiento, para que puedan decidir con quién quieren someterse a una operación y que esta se realice en lugares con condiciones adecuadas.

Dado que en Chile no existe ley de especialidades, cualquier médico puede realizar el procedimiento o cirugía que quiera, generando múltiples ofertas que finalmente confunden a los pacientes. Así, se exponen a ofertones que muchas veces sacrifican la calidad de la atención y seguridad de ellos.

Con frecuencia, estos pacientes acuden posteriormente a las consultas de especialistas certificados, arrepentidos porque tenían altas expectativas sobre el tratamiento realizado y los resultados, junto con no ser los esperados, les dejan secuelas irreversibles.

Algunos pacientes incluso se han aventurado detrás de una promoción en países vecinos como Argentina, Perú o Bolivia, sin considerar que cualquier tipo de cirugía es un proceso largo que requiere una supervisión constante.

Los tratamientos invasivos comienzan en el pabellón y terminan, en la mayoría de los casos, meses después. Este proceso no es posible cuando las personas se operan en otro país y posteriormente regresan a Chile, días después de ser operados, perdiendo la posibilidad de controles posteriores.

Las sociedades de cirugías plásticas de diferentes lugares del mundo estamos haciendo un esfuerzo para evitar que estas situaciones se sigan repitiendo. Los pilares que llevan a buenas prácticas de nuestra especialidad son que el cirujano plástico esté certificado, el establecimiento acreditado y que los pacientes sean debidamente informados.

Es de vital importancia aunar los esfuerzos de todas las instancias que intervienen en el área de la salud para regular, fiscalizar y evitar que sigan ocurriendo situaciones que ponen en riesgo a las personas. Una cirugía o procedimiento no se puede tomar a la ligera y no es un producto comercial.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas