Brexit

Por razones que no viene al caso comentar, me encuentro viviendo hace diez meses en el Reino Unido. He sido en estos días testigo presencial de los acontecimientos referidos al referéndum realizado para consultar al pueblo si desea o no seguir perteneciendo a la Unión Europea.

Poco o nada me había interiorizado del asunto. Por un lado mis asuntos personales me ocupan el tiempo y por otro, las pocas veces que alcancé a comentar algo al respecto con amigos locales, había cierta tranquilidad en que el resultado sería favorable a la permanencia del Reino Unido en la Comunidad Europea. Claro que yo vivo en la región de Yorkshire en Inglaterra, una de las pocas regiones donde la opción de permanencia ganó la votación. Así y todo se comentaba de la violenta propaganda hecha por los partidarios de la opción “Irse”, la que mostraba un alto contenido anti-inmigrante, además de una serie de afirmaciones tendenciosas respecto de asuntos financieros.

El resultado final ha sido un balde de agua fría para mucha gente y por cierto para la misma Unión Europea. Incluso integrantes del Parlamento Europeo han dicho que los argumentos y la forma en que se llevó la propaganda en favor de la opción ganadora recuerdan los mecanismos utilizados por el Nacional Socialismo Alemán liderados por Hitler y propagandista, Goebbels.

En estos días me he comenzado a interiorizar de los argumentos y debates de ambas opciones y no puedo sino sentir ahora una gran pena por el resultado de la votación.En parte porque advertí cómo se engañó a la gente prometiendo la reinversión de los dineros destinados a la pertenencia a la UE sin que hubiera un plan maestro para ello y evidenciando la enorme cantidad de información que no fue entregada respecto de los mismos asuntos financieros a la hora de calcular los ingresos de recursos al Reino Unido por el mismo concepto. Y por otra parte y la más impactante, por estar siendo testigo de una ola creciente de odio en contra de los inmigrantes.

No alcanza mi conocimiento para hacer un análisis del por qué el Primer Ministro prometió en sus tiempos de campaña la realización del referéndum, de los alcances de esto en la política local, ni del por qué la campaña de la opción “Quedarse” no fue lo efectiva que debiera haber sido.

Sólo puedo suponer a razón de comentarios que me han explicado algunos amigos ingleses, que fue una promesa destinada a obtener votación instantánea y por lo tanto una apuesta a ganador, o sea una promesa populista de las que bien saben hacer los conservadores, sin que se calculara el efecto real que esto podría tener y que de facto tuvo. El hecho es que el resultado final y totalmente no calculado ha puesto sobre la mesa uno de los más desgraciados sentimientos de la raza humana.

Conocidos los resultados, llueven los videos de ejemplos de violento trato a extranjeros, sin que estos sean necesariamente inmigrantes.

Llueven los videos que remarcan los alcances negativos de dejar de pertenecer a la UE por parte incluso de votantes arrepentidos.

Llueven los videos que dan cuenta de que los ahora vencedores no estaban preparados para esto y por lo mismo no tienen un plan claro, y nuevamente por lo mismo ahora se les enrostra haber mentido a la población especialmente respecto de los asuntos financieros y de control de la inmigración.

Cuesta creer que un pueblo que genera su primitiva civilización gracias a los romanos, debo mencionar que el Emperador Séptimo Severo gobernó por casi dos años todo el imperio desde la ciudad de Eboracum (ahora York, donde yo vivo ahora) y el emperador Constantino fue proclamado como tal en esta misma ciudad; que luego es invadido por los Anglo-Saxon (daneses y germanos); posteriormente los Vikingos aportan lo propio para finalmente ser conquistados por los Normandos (descendientes de los Vikingos) al mando de Guillermo el Conquistador.Todo esto en los primeros mil años de historia registrada de la isla.

O sea, es un pueblo que se crea a gracias a la inmigración y que luego genera un imperio donde el sol nunca se escondía, o sea, migraron a todos los rincones del planeta a extraer sus riquezas y  hacer las tradición local (el té o las papas fritas), ahora se encuentren votando a favor de aislarse del mundo por razones racistas.

De un día para otro pasé de ser un estudiante extranjero a ser un inmigrante y por lo tanto un ser peligroso e indeseable. Pues el ciudadano de la calle no me pregunta de dónde soy, qué hago acá, si pago el arancel de la universidad y los impuestos locales.

Para él soy un foráneo que le quita su puesto de trabajo y que usa sus sistemas de educación y salud en desmedro de los ciudadanos británicos. A la vez, el autóctono de facciones si bien mestizas pero de alto contenido sajón (léase rubio de ojos claros) y de la fracción ganadora y por lo mismo aparentemente con sentimientos racistas, ha demostrado su más bajo nivel humano al desconocer que ciudadanos británicos de raza negra, asiática y de otras partes del mundo son también isleños. Y es así que se ha visto ya violentos tratos en las calles de algunas ciudades en contra de propios ingleses de otras razas.

La situación es triste. Muchos amigos yorkinos me han manifestado su vergüenza por el resultado (hay que recordar que la votación fue casi mitad y mitad). Me han hecho saber de su preocupación para el futuro de ellos mismos y de sus hijos a quienes se les niega ahora acceder a un mercado laboral europeo, se les niega ahora acceder a los beneficios tanto sociales como de toda índole que implica pertenecer al continente. Y especialmente de su preocupación por el trato que está comenzando a vivir el extranjero, y que ellos mismos van a vivir como foráneos en su propio continente a partir de ahora.

Raya para la suma, se ha dado al mundo uno de los peores ejemplos de retroceso, donde habiendo conseguido botar las fronteras por el bien común ahora se levantan nuevamente por el interés de unos pocos.

Esos pocos que con artilugios y mecanismos de alta efectividad mediática han convencido a la población de que los extranjeros les están quitando el pan, sin que la misma población se entere que quienes les quitan el pan son los ineficientes y ambiciosos administradores políticos, la mayoría conservadores, que dicho sea de paso, han comenzado a discutir las privatizaciones de la educación y la salud en virtud de seguir profundizando un modelo económico capitalista que en sus postrimerías está dando paso al neo-feudalismo.

Si el Parlamento del Reino Unido ratifica el plebiscito, sólo faltaría que en USA gane las elecciones el señor Donald Trump para que seamos testigos como sociedad del nacimiento de un nuevo sistema político-social donde la intolerancia, el racismo y el chauvinismo sean los valores fundamentales que guíen los destinos de los países.

Sólo espero que en Chile sólo seamos testigos de este desafortunado episodio de la historia universal. Digo esto porque hemos demostrado con creces que si las cosas están a la moda en Estados Unidos y Europa, entonces hay que copiarlas e implementarlas en nuestro querido país.

Ojalá que en éste caso seamos como sociedad algo sensatos,sabiendo y entendiendo que no hay ningún Presidente de Chile que haya tenido apellido de los pueblos originarios, donde el único jugador de la selección chilena de ascendencia africana es de primer apellido francés y segundo mapuche, donde el programa más recordado de la TV nacional que mostraba las costumbres nacionales era conducido por un chileno llamado Paul Landon, donde el más recordado arquero y comentarista deportivo fue Livingtone (inglés), donde O’Higgins, el llamado padre de la patria, es de apellido irlandés y los otros próceres de la independencia son de apellidos españoles (si no de ascendencia árabe, pues muchos apellidos se generaron gracias a la ocupación de la península ibérica por más de setecientos años por parte de los moros), y donde la expresión “más chileno que los porotos” incluye la palabra poroto que es Inca.

Finalmente, venga la copla del indio que me dio la vida.

Yo paso por el mundo y veo con tristeza

Cuanta miseria, cuanta pobreza

Cuanta guerra y odio se generó

Que pienso pa` mí mismo

Dios por aquí, no pasó.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas