Cuenta regresiva

 El 1 de noviembre todas las empresas denominadas “grandes”, es decir, que facturan por sobre las 100.000 UF, esto es unos $ 2.400 millones, deberán estar acogidas al sistema de factura electrónica que determina la ley.

Pese a que el sistema proporciona beneficios de rápido resultado, son muchas las que a la fecha aún no se adscriben al sistema, que terminará siendo obligatorio para todos los empresarios, no importa su tamaño, a febrero de 2017. Emitir una factura de papel para las empresas con actividades económicas de primera categoría,  después del 1 de enero, equivaldrá a una factura sin timbre de hoy.

Se trata de una medida que impulsa la innovación y la automatización del proceso. Y no se habla sólo de ahorro en papel, tinta y trámites. Por ejemplo, este sistema facilitará ciertos aspectos  como el intercambio de documentos, ya que no habrá que trasladarlos físicamente de un lugar a otro, lo que también trae asociado un ahorro de costos.

La ley de factura electrónica contempla cinco tipos de documentos que será obligatorio tramitarlos vía internet: facturas, facturas de compra, liquidaciones facturas, notas de débito y notas de crédito. La misma norma determinó distintos plazos para que las empresas usen el sistema, estableciendo el 1 de noviembre para las grandes empresas ya mencionadas, para concluir el febrero de 2017 con las microempresas. Esto atendiendo también a los problemas de acceso a banda ancha que existe en algunas regiones del país. Faltan cuatro  mil empresas.

Con esta mejora en el control  de los documentos, se facilita además el mecanismo de cesión, lo que a su vez permite a las empresas acceder a financiamiento a mejor costo por la disminución de los riesgos; además de menores costos, tanto por menos almacenamiento de papeles, como por el riesgo de extravíos o robo de facturas.

El avance de la FE para el Gobierno representa un control más preciso de los movimientos comerciales y se evita la evasión. Y, desde el punto de vista de los negocios no sólo rebaja costos sino que también abre oportunidades como compra de dominio internet, negocios granulares por montos pequeños, con envío posterior de factura como PDF, proceso que es más eficiente, y que también habilita oportunidades de negocios nacionales e internacionales.

Hasta el momento faltan muchas empresas que den este paso obligatorio.Quienes no lo hagan, se encontrarán con un severo problema el 15 de noviembre próximo, cuando no puedan facturar.

El llamado urgente es a que las empresas que aún no implementan el sistema, lo hagan. Es una herramienta útil para el empresario y también para el Gobierno, motivo por el que como Asociación creemos que es una medida que aporta valor al país.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas