¿Nos olvidamos ser personas por el desarrollo profesional?

Hoy en día, no sólo nos basta haber alcanzado una Licenciatura o un Título de Pregrado para asegurar una cierta estabilidad laboral. De hecho, estando en el último año de carrera universitaria gran parte de los estudiantes pone sus ojos en algún Curso de especialización, Diplomado o uno de los tantos Pos-Títulos que se ofrecen en el mercado. A los cinco a seis años de pregrado, debemos agregar uno o dos más para cursar en su totalidad estos perfeccionamientos.

Pero esto no es todo, desde ese punto parece muy atractivo, tanto profesional como salarialmente, acceder a alguna Maestría o MBA, lo que encubra nuestra valoración a un umbral muchísimo más dinámico.

Opciones tanto en Chile como en el extranjero ofrecen posicionamientos y antecedentes curriculares que nos diferencian con creces en términos de categoría y estatus.

De hecho, según lo que nos informa el ministerio de Educación (Mineduc) desde el año 2007, la matrícula de alumnos en Pre-grado y Pos-Grado ha ido en franco aumento, alcanzado el año 2018 la cifra de 1.1 millones y 77 mil, respectivamente.

Obviamente, este no es el final del sendero, también encontramos una amplia gama de Doctorados (Phd) y Pos-Doctorados, donde la inversión en dedicación y tiempo se enmarca entre los cuatro a seis años. ¡Interesante!

El día de hoy, al menos, debemos considerar 14 años de Educación básica y media, 5 años de Licenciatura, 1 a 2 años en Diplomas de especialización, 2 años en Maestrías de perfeccionamiento y 5 años en un Doctorado de aplicación. En suma, entre 23 a 28 años de estudios para destacar en el mercado del trabajo y alcanzar un cierto nivel de notoriedad.

Como bien sabemos, la base de todo este trabajo, es el análisis, aplicación y memorización de una serie de conceptos, paradigmas y teorías. Obviamente, hay que dejar fuera otros estudios como idiomas o intereses del tipo cultural-espiritual, que podrían adicionar un par de años más a esta condición.  

Está bien, todo esto es necesario, es importante no quedar obsoleto y tener las chances de acceder a un buen pasar financiero que sustente las necesidades familiares y/o personales. No obstante, surge un interesante cuestionamiento.

¿En qué nivel está la formación de actitudes y valores humanos durante todo estos años? Temas como  la autoestima, compasión, comprensión, empatía, «humanidad» y valoración personal quedan gran parte de las veces relegadas a segundo plano.

La creencia habitual es que con dinero puedes disfrutar la vida, por tanto, necesito enfocar los máximos esfuerzos en generar más y más a costa de cualquier otro interés. 

Si tengo dinero soy feliz y si no dispongo de suficiente estoy condenado a una vida de frustraciones y quejas ¿Será una condición excluyente para alcanzar el bienestar personal?

Durante los últimos años, diferentes Universidades de Estados Unidos y Europa mediante acuciosos estudios científicos, han hecho un importante hincapié en como la compasión y empatía permite acceder a  mejores indicadores de bienestar y felicidad colectivo y personal.

¡No es sólo grabar y grabar información! sino también compartir, sentir, reflexionar respecto al dolor, sufrimiento y comprender en profundidad las circunstancias de lo que ocurre en nuestra vida. En definitiva, dar un vistazo a la dimensión del «Dar es Conseguir», ahí, donde es vital cuestionarse que tengo para compartir, que tengo para dar a los demás, ¿Quién soy yo? y como me manifiesto en la vida.

Somos un país aspiracional, por ello, todo este «Boom educacional» ha sintonizado con nuestra esencia. Pero, por favor, no dejemos de lado nuestro desarrollo personal; disfrutar de lo sencillo, apreciar la naturaleza, jugar con los niños con total atención, aprender a aceptarnos tal como somos y, en especial, dar las gracias por lo que tenemos e intentar comprender y escuchar un poquito más a cada persona.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas