No nos olvidemos de los niños

Catalina (4 años) vive en Cerro Navia con su mamá y su abuelita. Todas, han respetado la cuarentena de manera estricta desde marzo, especialmente porque la abuelita es parte del grupo de mayor riesgo frente al Covid- 19.

Las medidas más inmediatas de las autoridades, se han encaminado a apoyar en la provisión de los bienes más básicos a las familias como las de Catalina, que viven en contextos vulnerables, lo que por cierto es prioritario.

Sin embargo, en medio de la pandemia surge otra necesidad, igualmente importante y urgente, no olvidar a los niños.

Así como Catalina, muchos otros niños y niñas viven días difíciles. Las  medidas de confinamiento y la cancelación de las clases en jardines y colegios, los mantienen   encerrados en sus casas, muchos, en espacios pequeños y con padres y cuidadores estresados, nerviosos e incluso desempleados.

La primera infancia es la etapa más importante para el desarrollo humano. La estimulación temprana y el vínculo afectivo entre los cero y los cuatro años son fundamentales, ya que el cerebro está en su periodo de máximo desarrollo, pero también es cuando se forja el autocontrol, la seguridad en sí mismo, la empatía y se adquieren las herramientas que les permitan enfrentar las distintas etapas del desarrollo emocional y cognitivo en las etapas sucesivas.

En este período, el rol de los padres es fundamental.

El mayor o menor afecto, compromiso e involucramiento hacia sus hijos, será decisivo en el futuro de esos niños, sobre todo en tiempos de pandemia donde los niños no tienen acceso a jardín infantil como tampoco a sociabilizar con otras personas.

¿Qué hacer? Lo primero, evaluar medidas en apoyo para los niños, tal como lo está siendo el exitoso proyecto de TV Educa Chile, y avanzar a un posible programa especial de apoyo, con foco en la primera infancia.

“Puertas adentro”, en nuestras casas, atender las necesidades de escucha, juegos y amor de los niños.

En lo educativo, se les puede apoyar con actividades tan sencillas como leer un cuento, dibujar o hacer un puzzle juntos.

Pero, por sobre todo, y pese a lo duro que sea la realidad de las familias, propender a un ambiente de protección y contención que permita mantenerlos en un contexto de bienestar en medio de esta crisis.

En definitiva, no olvidar nuestro rol histórico: ser los primeros y más importantes educadores de nuestros hijos.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas