Venezuela

El impacto y la dimensión que han tomado los acontecimientos en Venezuela, instalan para las fuerzas democráticas de izquierda un desafío mayor: no pueden ser incondicionales hasta la ceguera e ignorar la violencia estatal y los atropellos a los derechos humanos que ella provoca, así como, tampoco pueden, aunque sea involuntariamente, asociarse a maniobras o conjuras que instigan una salida, similar a la que se impuso en Chile en septiembre de 1973.

¿Cómo orientarse entonces, ante los hechos políticos y sociales que conmueven al país hermano?En tal sentido, es válido preguntarse si el dilema en Venezuela es entre socialismo versus fascismo o si la gran encrucijada se da entre dictadura y democracia.

Por mucho que la polarización política haya deteriorado la situación y que, en el contexto, del aumento de la violencia política se provoquen graves trasgresiones a las normas de un Estado de derecho, precisamente por ello, lo que se juega en Venezuela es el destino de la democracia y, particularmente, que ésta supere la crisis y perdure bajo la conducción de un gobierno encabezado desde la izquierda.

Por ello, para las fuerzas que aspiran avanzar al socialismo en democracia, resulta decisivo que el Estado de derecho, el pluralismo y el multipartidismo no se derrumben y que se respete un régimen constitucional que los garantice.

No importa el signo de su origen primigenio, pero cualquier tipo de golpismo debe ser rechazado.En la sociedad global se ha constituido una ciudadanía global y no puede haber doble estándar, las normas democráticas y el derecho a la vida valen para todos y todas, sin distingos de ninguna naturaleza.

Esto significa que si en la oposición venezolana hay fuerzas que pretenden utilizar la movilización social para quebrar la institucionalidad e instaurar un régimen que imite al de Chile desde septiembre de 1973 en adelante, deben ser drásticamente rechazadas, si del otro lado, en gravitantes esferas de poder hay quienes alientan la polarización para el establecimiento de un régimen de facto, sin pluralismo y las libertades democráticas que corresponden, también deben ser denunciados.

Tales opciones polares solo pueden tener un altísimo costo para Venezuela y América Latina en su conjunto.

Las dictaduras solo llevan dolor donde se instalan y se equivocan aquellos que piensan que son el remedio necesario ante disyuntivas tan contrapuestas como la que hoy se vive en Venezuela.

No hay argumento que en el siglo XXI justifique el autoritarismo. La democracia se sabe cuando se pierde, pero no se conoce lo que cuesta recuperarla.

Desde mi experiencia, de socialista chileno, tengo la convicción que las luchas populares y la profundización de sus logros en un nuevo tipo de sociedad no podrán avanzar si no es a través de una vía democrática que les otorgue, a dichas conquistas, la durabilidad e irreversibilidad, en la medida que se transformen en conquistas civilizacionales, que cristalizan y se encarnan en la cultura, las costumbres y los hábitos de millones de personas, en un proceso profundo y vasto en el tiempo, que permita sean inarrancables de las conductas, comportamiento social y de la existencia vital de sus sociedades.

La polarización política llevada a la frontera de una crisis institucional no genera ni conduce a la profundización de la democracia. En ese caso ganan los que tienen la fuerza para imponerse.

Hay tantos ejemplos que indican que la teoría de la agudización de las contradicciones condujo a férreas dictaduras. Desde este punto de vista, avanzar hacia una nueva economía, solidaria e inclusiva, así como, hacer realidad una protección social efectiva que reivindique la dignidad del sector más indefenso de la población exige un sistema político participativo sin secretismos, presupone el diálogo y no el hermetismo, exige un diálogo amplio y el ejercicio del pluralismo.

Avanzar en más democracia no es compatible con la ofuscación de la intolerancia ni con la descalificación que arranca del fanatismo.

La situación en Venezuela torna urgentísima la revalidación del diálogo como instrumento decisivo del devenir de una sociedad democrática.

El lenguaje basado en la amenaza del uso de la fuerza o, peor aún, el uso directo de la fuerza para dirimir los conflictos, no ha hecho más que hacer retroceder las conquistas populares y ha significado dolor y aflicción para nuestros pueblos.

Los esfuerzos políticos deben encaminarse a que se retome la vía del diálogo que, tal vez, no consigue lo que cada protagonista ambiciona, pero si conlleva lo más importante: la consecución de la paz y el resguardo de la dignidad y la vida de los seres humanos.

Con la paz no habrá víctimas ni dolor. Ese es el camino.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas